Crónicas desde Kalalé 20. Los uniformes, el Colegio, las nuevas alumnas y las fiestas: San José y Mater Salvatoris

Hemos tenido el gozo de contar durante unos días con la presencia entre nosotras de las MM. Mercedes Díez y Ana Zamorano y de Marcial. Y ya hemos empezado a tomar medida a las futuras alumnas para el uniforme del Colegio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Han sido días de intenso trabajo en la obra: corrección y mejora de la técnica de trabajo de los albañiles, aclaración de dudas, replanteo de zona de lavadero, jardín interior… Marcial no tuvo problemas en hacerse entender: le causó muy buena impresión nuestro segundo técnico, Aymar, habló con todos los gremios, medio en español, medio en francés y ¡hasta pudo encontrar entre los kalalienses unos simpatizantes del Atlético de Madrid!

capillaEl viernes por la tarde nos dimos un respiro y fuimos todos al Vía Crucis de la Misión. Los más fieles de nuestros obreros estaban allí presentes, rezando con gran devoción. El sábado por la tarde tuvimos una reunión con los “sabios” que nos están aconsejando en el proceso de admisión de alumnas. Por supuesto, estaban presentes el P. Saturnino, Théodore y Jéremie. Las 63 niñas que habían solicitado plaza quedaron admitidas y hemos dejado abierto todavía el plazo de inscripción.

el dia de Mater

El domingo por la tarde nos fuimos todos a Péonga para hacer diferentes visitas: a Marie, que por tener hepatitis se había tenido que ir de la Misión para recuperarse. Estuvimos también con su padre y con el catequista de la zona. Marcial, con su cámara de fotos, se ganó a todos. También fuimos a ver a la otra Marie, la de Kindaroukpérou, a la que encontramos mucho mejor; a Rose, estudiante del curso de Terminal, que dio a luz a una niñita en diciembre. Junto a ella estaba el padre de la niña. ¡Pedimos al Señor que les conceda la gracia de formar una santa familia!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 19 de marzo celebramos durante todo el día la solemnidad de San José. La Madre Valeria renovó los votos temporales, sintiéndose muy unida a sus hermanas co-junioras que también renovaban por estos días. ¡¡Gracias a las MM. Mercedes y Ana, la representación de la Compañía del Salvador era más nutrida!!

Rosario del dia Mater

Antes de que “la delegación española” volviera a España, dimos un paseo por Kalalé pues Marcial no podía irse sin conocer el mercado y la M. Ana el “casco antiguo”. Ya que estábamos por allí, aprovechamos para visitar a Marie Reine, la madre de Zacharie, que estaba haciendo granizados para vender. Las Madres y Marcial se marcharon el viernes 21.

Ese mismo día, por la tarde, vinieron los americanos que están instalando los paneles solares para decirnos que habían terminado su trabajo, que ya estaba funcionando en Casa la energía solar. ¡Dimos gracias a Dios! A la mañana siguiente, vino el técnico canadiense para explicarnos cómo es la instalación y el funcionamiento de los distintos elementos que componen el sistema. Él estaba muy contento y orgulloso de su trabajo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El lunes 24 empezamos a llamar a las familias que habían solicitado plaza para decirles que podían venir a formalizar la inscripción y traer a las niñas para tomarles las medidas del uniforme. Para ello, instalamos un despacho provisional en el pasillo norte de nuestra Casa. Gounou era nuestro traductor con los padres que no entendían el francés.

En la solemnidad de la Anunciación nos unimos desde por la mañana, con la Santa Misa, a toda la Compañía del Salvador. Y quisimos hacer algo especial: Aymar había trazado el “MS” que irá en la fachada oeste del edificio de Comunidad. Como el pintor estaba en Casa, decidimos que podría ser una buena ocasión de felicitar, con este símbolo, a toda la Compañía pues empezaba a hacerse realidad de este modo una de los grandes deseos de nuestra querida Fundadora: ser misioneras, llevar a Cristo y su Evangelio a quienes no lo conocen, extender el Reino de Dios. El pintor se puso manos a la obra y a las seis de la tarde, cuando se acababa la jornada laboral y la luz del día, nos llamó para que inmortalizáramos el momento con una foto. ¡Nos encantó cómo había quedado!

Siendo un día tan especial, rezamos un Rosario por el terreno, con la Virgen Mater Salvatoris y cantando canciones con la guitarra en cada misterio. Por la noche, vinieron a cenar los Padres de la Misión y los miembros de la Fundación Alaine: éramos nueve en total. Sacamos todo lo que teníamos de vajilla, justo para nueve, el mantel más grande y un postre que habíamos hecho para celebrar la solemnidad. ¡Fue muy agradable!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al día siguiente, hicimos un “cambio” de coche con el P. Saturnino, que nos pidió el favor para llevar a los de la Fundación a la Reserva de Pendjari, en Natitingou. Con gran orgullo, nos entregó su “tartana”: todos los que estaban alrededor se reían del trueque. La M. Valeria no podía conducir porque no llegaba con los pies y el asiento no se movía; la M. Ana tuvo que ponerse el bolso en la espalda para acercarse… Aparcar el coche es otra aventura porque no tiene freno de mano. ¡Los obreros se ríen y nos miran divertidos a ver qué zona llana escogemos para aparcar! Estos son algunos divertidos efectos del compartir misionero, de poner todo a disposición del bien común y del anuncio del Evangelio.

poniendo paneles solares

El viernes 28 de marzo, a las ocho de la mañana, comenzamos a recibir a nuestras futuras alumnas con sus padres. Eran 20. ¡Estábamos muy contentas! El corazón se nos esponja al ver a las niñas y pensar en su educación. ¡Quiera Dios que podamos ayudarlas y sepamos ser instrumento de su amor infinito y de su misericordia!

Crónicas desde Kalalé 19. La peregrinación mariana a Bembéréké y el inicio de la Cuaresma

Del viernes 28 de febrero al domingo 2 de marzo, el equipo pastoral de Kalalé al completo se movilizó para la Peregrinación mariana a Bembéréké, una preciosa experiencia de fe vivida junto a los jóvenes y niños de las distintas parroquias.

Salimos de Kalalé el viernes sobre las dos de la tarde. Los niños se distribuyeron entre los coches de los Padres y el nuestro; los jóvenes y resto de peregrinos iban en un camión. Nosotras estuvimos en la parroquia del P. Alejandro con el campamento de los niños. Allí también se alojaron Teresa y Andrés, el matrimonio español que colabora con la SMA y del que os hablamos en la crónica anterior. Ayudábamos al grupo MADEB (Mouvementd´Apostolat des Enfants du Bénin – Movimiento Apostólico de los Niños de Benín).

Peregrinacion a Bembereke (3)

Los mayores durmieron agrupados por parroquias en las carpas que se instalaron en la explanada del santuario mariano Nuestra Señora de la Paz, que dirigen los Hermanos Franciscanos de la Inmaculada. Allí también habían preparado una zona denominada “Capilla de la Reconciliación”, con confesionarios en distintas lenguas al estilo de la JMJ.

La tarde del viernes, las animadoras del MADEB reunieron a los niños para cantar y bailar con ellos, al ritmo del tam-tam. ¡Disfrutaron muchísimo! 

Antes de dormir, los niños vieron una película sobre José, pues el tema de formación para este curso es el perdón. Los PP. Jarec, Edgar y Rafael atendían espiritualmente a los niños. El P. Rafael estaba al frente y en su sencillo batonou supo ganarse la atención y el cariño de los pequeños.

Peregrinacion a Bembereke (1)

La Hna. Rose, de las Hijas del Corazón de María, de Bembéréké, preparó la comida ayudada por las jóvenes del Centro de Formación que tiene a su cargo y de las aspirantes. Se desvivieron durante toda la peregrinación para atender lo mejor posible a los grupos.

El sábado comenzó con la Santa Misa, presidida por el Sr. Obispo. Providencialmente, el Evangelio hablaba del amor de Jesús hacia los niños, de hacerse niño para entrar en el Reino de los cielos. Durante la homilía, que fue entrañable y cercana, Mons. Martin Adjou les exhortó con cariño y sencillez a tratar familiarmente con Jesús y María para convertirse en verdaderos apóstoles entre sus familiares.

A media mañana tuvieron una catequesis sobre el perdón. Algunos jóvenes habían preparado una adaptación dramatizada de la parábola del hijo pródigo; la representaron en francés y batonou. A continuación, hicieron grupos de unos quince niños para continuar la historia, representarla a los demás y comentar las escenas. La idea, buena en sí misma, fue difícil de llevar a cabo dado el gran número de niños ¡Confiamos en que les habrá ayudado espiritualmente!

Peregrinacion a Bembereke (2)

Por la tarde fuimos con ellos al Santuario. Había bailes y parodias cortas preparadas para antes de la procesión. No podíamos evitar pensar en el momento feliz en que pudiéramos hacer obras de teatro y bailes en el Colegio con las peques… Cuando comenzó la procesión, nuestros niños fueron todo un testimonio de oración y piedad.

El domingo, los niños tuvieron una media hora de adoración ante el Santísimo. El P. Edgar les enseñaba a escuchar a Jesús en lo profundo de su corazón y a hablar con Él. A media mañana, fuimos todos hacia el santuario para participar en la Santa Misa de clausura de la peregrinación.

Y ya de vuelta en Kalalé, llegó el Miércoles de Ceniza e iniciamos el camino cuaresmal hacia la Pascua. Para algunos de nuestros “neo-convertidos”, como Martin, el herrero, y Gounou, el chófer, es toda una nueva vivencia de fe. Martin nos ha preguntado por el sentido del ayuno y la conversión del corazón; el jefe de los pintores tuvo una niña ese mismo miércoles y la ha llamado Marie Cendres (María Ceniza)… Este camino de conversión no es fácil para ellos: los insultan, se burlan de ellos, les excluyen a veces y les ponen en ridículo. Gounita, por ejemplo, es la única católica de su clase. Como hasta el año pasado era musulmana, sus compañeros de clase no dejan de hacerle comentarios negativos.

Otros, como Karim, el transportista, nos dan gratas sorpresas: cuando nos llevó a Cotonou para recoger baldosas y azulejos escuchó el CD de los pensamientos de la Madre Félix. Nos pidió que se lo grabásemos. ¡Y desde entonces dice que no ha dejado de escucharlo!

Crónicas desde Kalalé 15 – Los Reyes Magos vinieron

Los Reyes Magos vinieron cargaditos de regalos.

Los primeros días de enero recibimos la visita de las Madres Vecino y Ana Zamorano, que llegaron precisamente el día 5 y, a no ser porque eran dos, podríamos considerarlas auténticos Reyes Magos: trajeron materiales para la futura biblioteca del Colegio; enseres para la cocina; la sacristía se vio enriquecida con cajas para guardar el cáliz, el copón, los purificadores y otros objetos para la liturgia… Pero lo que más ilusión nos hizo fue el sagrario: ya se ha hecho en el presbiterio de la capilla el hueco en el que se empotrará.

cronica15_3

La tarde del día 6 tuvimos la velada de Reyes con los niños. Les vestimos a todos de blanco con las franelas de Lérida y la Madre Ana se inventó una letra en francés para la canción Tan, tan, van por el desierto. Mientras tanto, los pajes preparaban los paquetes y regalos. Habíamos apagado las luces de la sala, todos entraron a oscuras y, al encenderse, ¡eran dignas de ver las caras de todos ellos! Las niñas recibieron peluches y los chicos, hormigoneras. Las jóvenes también tuvieron sus regalos. Como estaba clarísimo para todos que los regalos venían del Niño Jesús, todos nos pusimos a rezar delante del Misterio. ¡Fue realmente emotivo!

cronica15

La Madre Vecino se convirtió en esos días en ayudante de cocina de la Madre Valeria y ambas se intercambiaron recetas y ¡¡casi casi establecen allí un concurso de cocina de esos que están ahora tan de moda!! Al comentarle al P. Johnson nuestro deseo de que la Madre Vecino pudiera conocer alguna comunidad de los alrededores, el Padre se brindó amablemente y, al día siguiente, acompañados también por la M. Angélica, se fueron a Péonga y Neil-komboure. Allí tuvieron ocasión de ver cómo los Padres visitan a los habitantes de esos lugares, los atienden, se preocupan por ellos y les enseñan a rezar.

El viernes 10, la Comunidad de Religiosas menguó de manera notable: las MM. Vecino y Ana Zamorano regresaban a Madrid, y con ellas también se iba la Madre Angélica. Pero no hubo tiempo de pararse a pensar en ello, porque por esos días era el cumpleaños de la Madre Ana. El P. Johnson lo dijo al comienzo de la Misa y la noticia se extendió rápidamente por todo Kalalé: Maman Cécile dijo que enviaría a los niños de visita; los diferentes encargados de la obra vinieron todos juntos cantando “cumpleaños feliz” en francés y en fon, y con un ramillete de flores silvestres. Los niños vinieron por la tarde, cantando y vestidos con las franelas que les habíamos regalado. Rezamos delante del Niño Jesús y les dimos una piruleta en señal de agradecimiento. A la hora de la cena vino el P. Saturnino, que acababa de llegar de Cotonou.

Nuestro coche se ha convertido en el “primer autobús” de la ruta Kidaroukperou-Kalalé en ambos sentidos. Por las mañanas, cuando vamos hacia la Misión de los Padres, hacemos varias paradas recogiendo niños y jóvenes que se dirigen al colegio. A la vuelta, van subiendo todos nuestros obreros, que llegan antes a trabajar y tienen tiempo de hacer la colada o preparar la comida o asearse. Estamos en la estación seca, y en estos días el agua en Kalalé es un recurso escaso y preciado; por eso todos aprovechan nuestro pozo que, hasta el momento, cubre las necesidades.

A mediados de enero los niños y los jóvenes casi no han tenido clase porque se celebraba la Ganhi, que es la fiesta tradicional de la etnia Baribá, cuyo centro poblacional es Nikki. Por esa razón han venido a visitarnos varias jóvenes: unas vestidas con la franela que les habíamos regalado en Navidad y otras dos que querían estudiar español. ¡Nos gusta mucho que vengan a nuestra Casa en busca de ayuda! Hasta ahora, todas las reuniones son el comedor de la casa, porque al ser el único sitio de que disponemos, se convierte en “sala de usos múltiples”. La Madre Ana se encarga de supervisar sus deberes y orientarlas en sus estudios.

cronica15_2

La obra, gracias a Dios, sigue avanzando. Ya estamos con un pabellón del Colegio y se ha empezado la excavación para preparar la cimentación del internado. ¡Tenemos obreros por todos los rincones de la Casa y del terreno!

Hemos empezado a preparar, con gran ilusión, la visita que en verano nos harán los jóvenes misioneros de Madrid y de Venezuela ¡Unámonos todos en la oración para que dé buenos frutos, en sazón!

           

Crónicas desde Kalalé – 10 Así avanza la construcción

Aquí en Benín no falta trabajo. La construcción avanza a buen ritmo, pero cada etapa es una aventura. Hasta julio, nuestros obreros estuvieron entregados al módulo de colaboradores, que ya está casi terminado. Sólo falta ponerle el tejado, con las innovaciones que se les proponen desde España. Están muy contentos de poder convertir esta obra en un “máster de construcción”, por todas las técnicas  que están aprendiendo y que aquí no se emplean.

En el mes de agosto, se empezaron a levantar las paredes de la zona de las religiosas. ¡Ya van por el segundo piso! …        Y eso que lo compaginan con la construcción de la torre de los depósitos de agua.

Ahora, mientras concluyen estos “cabos sueltos”, están empezando a excavar para la cimentación del primer módulo de clases y la casa del guarda. Aunque todo ello es de proporciones muy normales, aquí resultan impresionantes. A los niñitos de la Misión les da vértigo subir al segundo piso de la obra, y ya se nos han ofrecido varias personas para mudarse a vivir a la “mansión” del guarda.

En fin, grande o pequeño, esperamos que el Colegio esté pronto construido y puedan ser muchas las niñas que se beneficien de una educación en todos los aspectos (académica, humana, espiritual), que les proporcione una vida mejor. ¡Que la Virgen Mater Salvatoris acompañe siempre nuestros pasos y nos conforte en sus brazos de Madre!

 

 

 

Construcción Primer Edificio Colegio Mater Salvatoris Kalalé

Primer edificio en construcción

Los progresos de la obra se van viendo poco a poco. El ritmo de trabajo es pausado, debido a la precariedad de la técnica y de los medios de construcción con los que se cuenta en aquel rincón del mundo. Afortunadamente, esta obra es de Dios y, gracias a la supervisión de nuestro equipo de España, ¡el primer edificio del Colegio Mater Salvatoris va tomando forma!

El forjado de la primera planta ya está acabado, así como la rampa y la solera. Además de los albañiles, también el carpintero, el herrero y el ferrallista se han puesto manos a la obra. Actualmente, se ha levantado ya la segunda planta y el “gran invento” de la escalera hormigonada ha revolucionado a los albañiles de Kalalé…

Crónicas desde Kalalé 2 – Min gari ettugo sukaabe jannirde

A finales de septiembre fuimos a Fo-Bouré, a unos cien kilómetros al oeste de Kalalé. Los PP Juan Pablo y Luís Ángel, de la diócesis de Logroño, celebraban los 25 años de la Misión y allí pudimos saludar al P. Jacques Juliá, SMA, fundador de la Misión y que hoy en día, a sus casi ochenta años, está en la Misión de Kandhi, bastante más al norte de Kalalé. También se encontraba allí y fuimos a saludarle Monseñor Martin Adjou, nuestro obispo diocesano, que volvió a agradecernos nuestra presencia en la inauguración del Hospital Padre Pío de N´Dali.

            La iglesia de la Misión, que estaba abarrotada, era un “horno ardiente de caridad”. La celebración fue preciosa: fueron entrando en procesión primero los catequistas, con fotos que recogían la historia de la Misión; después los sacerdotes; y, por último, los obispos. Presidía la celebración el obispo de La Rioja, don Juan José Omella Omella, que estuvo un tiempo como misionero en el Congo. También celebraron el obispo de Barbastro-Monzón, don Alfonso Milián Sorribas, y el obispo dimisionario de la diócesis de Parakou, Monseñor Nestos Asorgba.

            En la homilía, don Juan José Omella se centró en tres conceptos: “Amén”, “Aleluya” y el envío misionero pronunciado por el propio Jesucristo: “Id y haced discípulos…”.  Insistió en que para ser portador del Evangelio y llevarlo a los demás es imprescindible la oración, el trato íntimo y cercano con Dios, llevar una vida de santidad que se haga palpable a través de la caridad.

            Antes de terminar, regalaron a todos los Padres que habían pasado por la Misión unas estatuas de madera de ébano. A los obispos españoles y al Padre Jacques Juliá, un traje típico de los baribas.

            A la vuelta paramos en Nikki a ver a los bebés gemelos que habíamos dejado en el dispensario de las Hermanas Capuchinas. La mamá de los bebés estaba muy contenta y la Hermana Gladys nos comentó que era una persona muy alegre.

            El domingo 30 de septiembre no hubo muchos feligreses en Misa. Tampoco vimos a Bene, que había cogido una fuerte gastroenteritis. Por la tarde fuimos con Dogo, que es el conductor de la ambulancia del dispensario, a buscar a los niños del “Foyer” (que es como se denomina en francés el “internado-hogar”). El P. Paul fue a Neil Baabá y nosotras tres a Bankourou. El Padre Paul nos había enseñado la frase que teníamos que decir: Min gari ettugo sukaabe jannirde (traducción: “Hemos venido a buscar a los niños para ir a la escuela”). Parecía que sabíamos mucho, siempre repetíamos la misma frase y sonreíamos. Cuando llegamos, vimos que algunos niños estaban desorientados: los padres de algunos no estaban; otros, en cambio, estaban muy arreglados y preparados para irse a Kalalé. Esperando a uno de ellos, preguntamos si echaban de menos a alguno, como nos había dicho el P.Paul que hiciéramos para saber si estaban todos. Demmo nos dijo que faltaba Hawuau: ¡cómo no echarla de menos! ¡Es una niña que tiene muchísimo genio y se pelea con todos! Como tardaba, fueron a buscarla en moto. Después recogimos a Dotta, que nos estaba esperando en el camino con su bolsa y unos tubérculos de ñame. Esperamos al P.Paul para regresar a Kalalé. Durante el camino, los niños fueron cantando algunas de las canciones que les habíamos enseñado el curso pasado. Llegamos a la Misión y todos ellos, muy contentos, se fueron al Foyer.

            El lunes 1 de octubre, festividad de Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de los misioneros, los niños del Foyer madrugaron para ir al colegio y se encontraron con que no tendrían clase. En cuanto vieron a la M.Valeria le preguntaron si iban a tener “école des soeurs”, que es como llaman ellos a las clases que nosotras les damos.

            Ese mismo lunes, las MM. Ana y Angélica, junto al P.Paul y al P. Johnson, salieron hacia N´Dali para asistir a la Asamblea Diocesana. Comenzó con un retiro que daba el P. Saturnino, que desarrolló en su primera meditación “la Iglesia es Una”, unidad que se da en la medida en que cada uno de sus miembros se encuentre unido a Cristo. Por la tarde, desarrolló estas tres convicciones personales:

  • La misión no nos pertenece: es un mandato de Jesucristo. Nosotros somos enviados. Insistió en la necesidad de respetar y valorar el trabajo de los hermanos que nos han precedido en la misión.
  • El Espíritu Santo nos precede antes de que lleguemos a una tierra de misión, ya ha actuado en las personas. De ahí que debamos pedir la gracia de tratarlas desde esta mirada de fe.
  • Los misioneros no somos sino un instrumento para dar a conocer a Jesucristo.

A pesar de que era día de retiro, durante la comida pudimos hablar pues dábamos la bienvenida a los nuevos. Entre ellos, dos diáconos de Asturias, que van a estar ayudando al Padre Alejandro en Bembereké hasta el mes de enero.

En la Misa del martes, como había tanta presencia de hispanoparlantes, se acordó  cantar el “Santo” y el “Cordero de Dios” en español. Al terminar, el señor obispo, Monseñor Martin Adjou, se acercó al sector del coro para felicitarnos a todos. Nosotras, al comprobar que no había ningún responsable de la Comisión de Educación a la que pertenecemos, preguntamos a Mr. Martin si podríamos ausentarnos para ir a la Dirección Departamental de Educación de Parakou para informarnos de los requisitos necesarios para abrir el Colegio Mater Salvatoris. El señor obispo nos autorizó para que lo hiciéramos.

En Parakou nos recibió con mucha cordialidad el Director de la Dirección Departamental y mandó llamar a la persona encargada de los colegios privados, quien nos proporcionó toda la información necesaria para iniciar los trámites de la apertura del Colegio. Volvimos a N´Dali para el cierre de la Asamblea y las palabras de Monseñor Martin.

Ya de vuelta en Kalalé, Zaccharías, el ingeniero de la obra, vino a consultarnos dudas sobre el pozo, los depósitos de agua… El P.Paul vino a traernos unos cuadernos de trabajo y fichas de evaluación del curso pasado. Esto puede ayudarnos para  adecuar los niveles de aprendizaje que necesita cada niño y el tiempo de atención que deberíamos prestarle. Y, por cierto, ¡lo que les ha encantado a los niños es la plastilina! ¡Estaban emocionados y felices! Nos hubiera gustado grabar la escena, pero no había luz en las clases y no se veía nada. ¡Estamos en África, evidentemente!

El muro sigue avanzando…

La Superiora General y la M. Mercedes, viajaron a Benín del 22 al 30 de julio acompañadas por nuestra arquitecta, Miriam Cámara, y su marido para concretar sobre el terreno el proyecto de construcción del nuevo Colegio Mater Salvatoris. A su llegada a Kalalé, el 26 de julio, se encontraron con el muro oeste prácticamente terminado y la zanja norte preparada para dar inicio a la cimentación ¡El Mater de Kalalé ya está cerca!

¡El muro!

El miércoles 20 de junio pudimos recorrer la zanja abierta para poner los cimientos del muro. Al día siguiente, los encargados de la obra nos fueron explicando todos los pasos del proceso de su construcción. Vimos cómo mezclaban los materiales del hormigón: al agua, la arena, la grava y el cemento y cómo lo extendían en el interior de la zanja. Nos impresionó la precisión de su trabajo.

Construcción sobre roca

El terreno donde se asentará el Colegio Mater Salvatoris, de casi 9 Ha. es rocoso, magnífico para una buena cimentación. Así, como dice Jesús, cuando caigan las lluvias, vengan los torrentes, soplen los vientos y envistan contra la casa, ésta se mantendrá firme. (cf. Mt 7, 25)

La vegetación es frondosa y muy verde, hay karité, anacardos y teca. El contraste de colores entre el azul del cielo, el rojizo de la tierra y el verde de los árboles y las plantas, es de una belleza extraordinaria.

1 2