CURSO 2017/2018 – 3.ª CRÓNICA

Empieza el tiempo pascual y las niñas en el Colegio lo viven intensamente; como les comentamos anteriormente, lo que más disfrutan es el poder cantar ¡Aleluya! y bien que lo hacen… Las alumnas de la M. Laura no dan crédito a que Jesús pueda comer pescado con los agujeros de las llagas en las manos. Cuando la M. Laura les explicó que las llagas estaban curadas; es decir que no había agujero, una de sus alumnas le rebatió: “S’il vous plaît, Ma Sœur, les plaies de Jésus ne s’effacent pas” (Perdón, Ma Sœur, las llagas de Jesús no desaparecen). Para otras de CI María Magdalena confundió a Jesús con el cocinero… en fin… ¡van entrando en el meollo de la Resurrección!

Álvaro Burgaz y Joan Alonso llegaron a Kalalé el sábado 7 de abril, como voluntarios enviados por nosotros, para ayudar al P. Satur, que los acogió como a sus “hijos” y casi no les hemos visto, sino en las Misas de los Domingos.

Un día, la M. Laura paseaba rezando el rosario por las zonas más recónditas de nuestro terreno, cuando oyó ruidos como de ramas de árbol… mirando arriba, vio a dos jóvenes Peulh cortándolas con un coup coup. Eran chicos de unos 13, 14 años. Uno de ellos, de Bobená, estaba muy arrepentido, pero el otro, hermano de Ayssiatou, la peulh que tanto conocen de las crónicas, ni un poco. En unos días vinieron a casa la hermana y los padres del joven de Bobená para disculparse y para decirnos que en reparación iban a inscribir a su hermanita pequeña en el Colegio.

El 13 de abril llegaron las merecidas vacaciones del último trimestre, que las internas y nosotras recibimos con entusiasmo. Fueron días de descanso con otro tipo de actividad: viajamos a Parakou para participar en el 1er Fórum de religiosos dedicados a la Educación. El sábado 21, se unieron nuestras dos voluntarias para continuar el camino hacia Kpari, donde visitamos a las Hnas. Argentinas, recorrimos todo el pueblecito hasta que finalmente dimos con la casa, cuidadísima. Nos recibieron con su hospitalidad acostumbrada. Cristina y Sandra (las dos voluntarias) tenían una habitación en un edificio aparte y estaban encantadas. Nos enseñaron su escuelita que forma parte de un proyecto para ayudar a jóvenes que han accedido tarde a la Educación. Tienen unos 45 alumnos de diversas edades.

El día siguiente, domingo 22 de abril, era el día del Buen Pastor y Jornada mundial de las vocaciones y tenían Misa en la parroquia. Había algunos sacerdotes y Religiosas de Parakou que dieron testimonio de su vocación.

Hemos bendecido a Dios por nuestras voluntarias, pero ninguna es comparable a nuestra Madre “voluntaria”, la M. Paula Aranzábal. Se integró en la Comunidad desde el primer momento, gozando de la sencillez de estas tierras y viendo sólo lo bueno por todas partes. Nos ha ayudado muchísimo en los refuerzos y en mil y una cosas; especialmente pasando tiempo con las niñas, disfrutando con ellas e interesándose por cada una como nosotras no llegamos a poder hacerlo. Ha sido una bendición que nos ha sabido a poco… ya estaba dominando el francés con sus frases proverbiales: Ce n’est pas facile; jolie, jolie; ce n’est pas bon. ¡La esperamos  otra vez por aquí si Dios quiere!

A finales de abril, el Señor nos envío una Marcelina. Llegó a casa una niña de Kalalé  de unos 13 años diciendo que su corazón le había dicho que viniera aquí; que Dios se lo había dicho… Se llama Roukayatou. Con un francés muy rudimentario nos dijo que quería quedarse con nosotras, que su padre había muerto y que su madre no sabía dónde estaba. Vivía con su hermana mayor y no quería volver con ella. Investigamos aquí y allá y nos dijeron que la hermana era muy severa; que sólo eran hermanas de padre y que su madre estaba en Nigeria y no sabían dónde. La niña se escapaba de casa en su busca, pero cómo no sabía dónde quedaba Nigeria, acababa en Bouka. El responsable del Centro Social la conocía y nos dijo que era un poco “inestable”; que la habían intentado ayudar enseñándole la costura, pero que no era constante… que creía que le podía hacer bien estar con nosotras. Aún no hemos conseguido ver a su hermana y la hemos dejado en casa por el momento. Ha empezado el colegio e iremos viendo qué quiere el Señor de ella.

 

                                 

Curso 2017/2018 – 2.ª Crónica

El mes de febrero ha estado lleno de bendiciones: empezando con el grupo de padres del Colegio de Madrid que vinieron del 2 al 12 con el P. Francisco Javier -coadjutor de la parroquia San Juan de Ávila, de Móstoles- y hasta la peregrinación a Bembéréké.

Empezando con el grupo de padres, que nos trajeron como regalo a la M. Paula durante unos mesecitos, en conjunto se puede decir que han sido para nosotras y las niñas una gracia de Dios. Les estamos agradecidísimas, se han volcado entregándose en el trabajo que se les encomendaba y transmitiéndonos mucha alegría, cariño y comprensión.

Descargaron los dos contenedores venidos de Madrid, montaron estanterías en el internado, pegaron los corchos en las clases, recolocaron la biblioteca del colegio con los nuevos libros que venían en el contenedor (unos “poquitos”…), arreglaron los almacenes de ropa, material escolar y medicinas; y los dos médicos se dedicaron de pleno a la revisión de las niñas del colegio e internado, además de algunas visitas de pacientes “peulh” que aparecieron por sorpresa al enterarse del “hospital gratuito” que se había montado.

También pudieron disfrutar de algunas salidas: visitaron Boobená -nuestro poblado peulh vecino-, el “marché” de Kalalé, y salieron con el P. Satur a Daganzi.


Al irse nuestros misioneros –que no voluntarios ni colaboradores…– nos dejaron con tres jóvenes estudiantes de Magisterio de la Universidad Abat Oliba de Barcelona: Laura, Sandra y Cristina, que van a hacer su trabajo de Fin de Grado sobre un tema de educación concerniente a nuestro colegio de Kalalé. Yolanda Albarrán y su hija Judith Xicola, promotoras del proyecto, volvieron a España con el grupo, con algo de pena de no haberse podido quedar más tiempo.

El fin de semana del 23 al 25, fuimos con nuestras tres estudiantes españolas y cinco jóvenes del internado a la peregrinación de Bembéréké. Nos alojamos en la parroquia donde nos acogieron con una esplendidez y hospitalidad que nos hacían sentir en nuestra casa. El domingo, vinieron las Madres que se habían quedado en Kalalé para la Misa de clausura de la peregrinación, en la que tuvo lugar la ordenación de ¡tres nuevos sacerdotes de la diócesis!: Emmanuel, Valentin y Emile. La Misa fue preciosísima; pedimos fervientemente al Señor por ellos, para que sean cada vez más sacerdotes según su Corazón. Ya lo decía el Nuncio que presidió la celebración, siguiendo el Evangelio del día: les deseaba que se transfiguren, pero no de corderos en lobos del rebaño…

Después de comer volvimos en coche a casa, con los ojos cargados de sueño y el corazón lleno de agradecimiento. Menos mal que a la vuelta nos esperaba una semana de… ¡vacaciones! Sí, el famoso “congé de detente” del mes de febrero, aunque las internas no irán a sus casas hasta las vacaciones de Pascua, pero la M. Ana se encargó de que estuviesen bien ocupadas y entretenidas, distribuyendo su tiempo con juegos, estudio, trabajo de la casa y hasta una excursión al “marché”.

 

Curso 2017/2018 – 1.ª Crónica

SEPTIEMBRE. Comienzo de curso.

Desde los primeros días de septiembre, las MM. Ana y Laura estuvieron trabajando en la organización del comienzo de curso, haciendo las listas y bosquejos de los horarios. Gracias a la ayuda de nuestros numerosos voluntarios, durante el verano se había adelantado gran parte del trabajo de reparto de material por clases y de búsqueda de uniformes de deporte para todos los niveles. Las profesoras llegaron el viernes 15 y trabajaron durante todo el día para preparar y organizar el material y el decorado de las clases.

 

El domingo 17 llegaron casi todas las niñas internas, tanto las del año pasado como las nuevas. Asomarse al internado causa vértigo por la cantidad de niñas que son, pero las más mayorcitas van enseñando las reglas y costumbres de la casa a las nuevas más pequeñas.

Los comedores y la cocina han quedado preciosos, los primeros días fueron de concienciación de las niñas para el cuidado de las nuevas instalaciones.

El lunes 18 se abrieron de nuevo las puertas del Colegio a las 7.30 am. Empezamos con media jornada para las alumnas, con el fin de poder programar con las profesoras por las tardes. Durante esta primera semana fueron apareciendo niñas para inscribirse.

Este año la plantilla de profesoras y auxiliares ha sufrido cambios. El Señor no deja de cuidarnos con suma generosidad enviándonos las jóvenes necesarias a medida que van aumentando los niveles. Tenemos dos mamás de alumnas que nos ayudan en el refuerzo de lectura y de lenguaje oral en todos los niveles.

También hemos abierto la guardería para los hijos de nuestras profesoras. Tenemos a una señora que nos ayudaba el año pasado en comedores, que se encarga de cuidar y jugar con los niños. En promedio son unos 7 niños los que se están quedando en la guardería.

La profesora Thérèse está parcialmente dedicada a dar las clases de deporte siguiendo la programación preparada por María Siegrist, una de nuestras voluntarias del curso pasado.

Este curso escolar hemos comenzado una iniciación al Inglés, respondiendo a una medida tomada por el Ministerio de Educación de Benín. Hemos comenzado sólo con CE2 y CM1 (3.º y 4.º de primaria). En estos cursos superiores las niñas ya tienen un nivel más o menos alto de francés, lo que nos permite enseñar una segunda lengua. Las clases son de media hora y se llevan a cabo al medio día. La M. Ana las está impartiendo a través de canciones, teatro y diálogos. Algunas niñas ya saludan por los pasillos haciendo sus “pinitos” en inglés.

Las niñas del internado y del colegio han recibido a la voluntaria Rocío Blasco con una calurosa bienvenida. Todas están empeñadas en que se trence el pelo como ellas. Los fines de semana juega con ellas y la noche de los viernes se apunta a sus bailes. En el colegio nos está ayudando mucho con refuerzos en todos los niveles y también en las clases de deporte.

OCTUBRE. “Ana dii”

Nos queda solo un año para que nuestra primera promoción se presente por primera vez al examen oficial del Estado para pasar a la Secundaria. La M. Laura es quien se encarga del nivel CM1 (4.º Primaria) y está cuidando mucho los contenidos de las programaciones procurando seguir muy de cerca el nivel de las niñas para irlas preparando para ese momento.

A comienzos de mes, en una clase de Historia, la M. Laura hizo la siguiente pregunta: “¿en qué siglo empieza lo que conocemos sobre la historia de Benín?” (Dans quel siècle…?). Una niña que ha llegado este curso, muy viva y desenvuelta, levantó la mano y con todo el convencimiento del mundo dijo: “Dans les siècles des siècles. Amen” (Por los siglos de los siglos. Amén). Aquello ya comenzaba a sonarle por las oraciones de la mañana y las clases de religión, y pensó que sin duda sería la respuesta correcta.

Este curso, los Padres siguen confiando a nosotras la coordinación de las catequesis. Mientras tanto, la M. Ana se queda en el colegio y saca tiempo para estar más con las internas y hacer alguna actividad con ellas. También ha comenzado a contarles vidas de santos antes de dormir. Hay que verlas, sentadas en uno de los comedores por la noche, las 85 cabecitas con los ojos y oídos atentos y disfrutando de la historia como enanas.

En los primeros niveles procuramos con especial esmero que las niñas avancen todo lo posible en la comprensión y la expresión del francés, porque la mayoría de ellas no lo habla en su casa. A tan solo un mes de clase, las niñas más pequeñas se van entusiasmando al darse cuenta de que comienzan a poder comunicarse en francés y ya hasta son capaces de enseñar al que no sabe… Un sábado, una de las alumnas de Maternelle (4 años) hablando con su madre por teléfono, en batoonum, le dijo: mamá, estoy contentísima porque aprendo muchas cosas en el Colegio. ¿Ah, sí? ¿Qué estás aprendiendo? No, mamá, todo no te lo puedo decir porque es muuucho, sobre todo bastantes palabras en francés. A ver, dime algo. Mira: “ana dii” en francés quiere decir “viens manger” (ven a comer). Tú lo vas a practicar repitiéndolo muchas veces: “viens manger, viens manger” y en vacaciones cuando vaya a casa te lo preguntaré.

NOVIEMBRE. “¿Y la Virgen María es mi madre?”

Muchas de nuestras alumnas son aún bastante, montaraces; no es raro tener que separarlas en clase por alguna batalla de boxeo aunque nos sorprenden con muchas alegrías espirituales. Por ejemplo, el otro día, haciendo un dibujo en plástica, una niña de CM 1 (Ganigui) decidió espontáneamente intercalar en medio del dibujo el siguiente mensaje: “Merci, mon Dieu. Tu nous aimes beaucoup, et nous devons nous aimer aussi les uns aux autres. À bien tôt, ma sœur et maîtresse! » (Gracias, Dios mío, tú nos quieres mucho y nosotros debemos querernos también los unos a los otros. Hasta pronto, ma sœur y la señorita). ¡El que tenga oídos, que oiga!…

En CI también hay una niña, muy angelical, que le pregunta a la M. Valeria con una cara de ilusión enorme: “Pero ¿de verdad Dios es Mi Padre? ¿De verdad?… ¿Y la Virgen María es MI Madre?”.

En los ratos de recreo que tienen en el patio, hacen verdaderas obras de arte, dignas de ser pagadas para verlas: primero dibujan a dedo sobre la arena varias figuras humanas a gran escala, o también una casa, la puerta o una tarta en la cocina; luego, trituran varios tipos de piedra, de colores diversos, y la arenilla triturada la esparcen cuidadosamente por la silueta dibujada, formando un efecto precioso de colores alternos.

Tenemos una pequeña con la que se nos cae la baba a todas las Madres, Awaou; es una niña sordita, nueva de este año que vive en el poblado de  Boobená, al lado del colegio. Awaou es cariñosísima, pero tiene un genio enorme, nada se le pone por delante: vean cómo dice ella el alfabeto en clase, señalando las distintas letras: “A, A, A, A, et A.” ¡Así de sencillo!  Cuando rezamos con ellas, fácilmente pensamos que alguna niña está hablando por lo bajito con otra, ¡pues no! es Awaou, que reza en alto tan tranquila, pensando que no la oímos, claro.

Para colofón de estas alegrías, “recibimos” una carta de Sekina, una de nuestras internas: Nos da gracias por el esfuerzo hecho por educarla y nos dice que tengamos paciencia, que no nos desanimemos, que ella ha podido “hacerse grande” gracias a nuestro medio.

El día que celebramos la Virgen Niña, todas, como la Virgen, ofrecieron emocionadas a Dios su corazón representado en un dibujo y le recitaron una poesía por cursos en la capilla (en la que ya no cabemos, gracias a Dios). Luego, la Virgen les regaló unas galletitas que fuimos repartiendo por las clases. Para continuar un poco el festejo durante el día, les pusimos música en clase de religión mientras hacían un dibujo a la Virgen.

DICIEMBRE y el gozo de la Navidad.

Han llegado dos nuevos sacerdotes a la parroquia, vienen con un deseo muy grande de impulsar la pastoral con los jóvenes, organizando encuentros con más frecuencia, donde se les forme intelectual y espiritualmente. Abrimos el mes con unas jornadas de convivencia. La M. Angélica asistió, acompañada de Rocío Blasco y Marie Pilar, una joven del internado. Estas jornadas consisten en un rato de adoración ante el Santísimo expuesto, una conferencia y coloquio, un video fórum, el rezo del Rosario, una velada nocturna con bailes y teatrillos, y la celebración de la Santa Misa.

Entre la espera del Adviento y el gozo de la Navidad también nos ha tocado repetidas veces acompañar a varios miembros de la comunidad que han perdido a algún ser querido. En una de esas ocasiones las Madres vieron a Tanko, la joven que se fue el año pasado del internado dejando estudios y que ahora está casada (por la tradición) y tiene un niño. Se alegraron mucho de verla tan ferviente y comprometida en su fe, es un apóstol en su poblado y tiene una firme resolución de bautizarse, al igual que su marido.

Las fiestas de Navidad se vivieron intensamente en el Colegio. Ya desde un par de semanas antes, la sencilla decoración de las clases y de los pasillos anunciaba la pronta venida de Jesús hecho Niño en Belén para ser definitivamente “Dios-con-nosotros”. El martes 19, las niñas de CE1 representaron la ya tradicional obra de Navidad dirigida por la M. Ana con la ayuda de nuestra voluntaria, Rocío Blasco. Este año, la representaron con especial piedad y metiéndose muy bien en su papel, y las alumnas  de maternal y CI disfrutaron mucho al ver “en carne y hueso” a María, San José, los ángeles y pastores, y hasta los soldados romanos y los Reyes Magos. Al día siguiente y para cerrar este primer trimestre, la Santísima Virgen vistió a su Hijo con sus mejores pañales para asistir al recital navideño en honor de Jesús, en el que las 319 alumnas le dedicaron canciones en lenguas locales, francés e incluso inglés, por parte de las más mayores. Estuvo muy bonito y las niñas lo vivieron con mucha alegría, al igual que las maestras.

 

Crónica curso 2016/2017

Celebración de la Navidad. Durante las últimas semanas de colegio, antes de las vacaciones, estuvimos ensayando la obra de Navidad de la Madre Basallo para representarla el último día de clases intercalada con algunos bailes, ¡una rumba incluida! y un festival de villancicos para las alumnas de Maternelle a CP. Las mayores se vistieron de “angelotes” – qué bien les viene, a ver si se les pega algo… – y se pasaron por las clases cantando villancicos y repartiendo regalos.

El jueves 22 de diciembre despedimos a las niñas del colegio y del internado y empezamos las vacaciones de Navidad hasta el 3 de enero. Echamos de menos ver a las niñas jugar a las cocinitas y a las tiendas con cuatro piedras, unos palos y hojas de todos los colores trituradas con si fueran pimienta. Algunas se ponen la tapa de un cubo en la cabeza a modo de bandeja, sobre ella colocan sus objetos de venta (bollitos hechos con barro y paja) y se pasean por el patio gritando: “¡Vendo bodo-bodos!”; otras con una bolsa puesta a modo de mochila o bolso, te dicen: “Me voy de viaje a N’DAli, a casa de mi tía”.

También en diciembre, acudimos a una reunión de jóvenes en Bessassi. Gonou nos llevó con las seis jóvenes de nuestro internado y, por el camino recogimos a otras jóvenes en Nazinconzi. Fue un encuentro que les ayudó a crecer en la fe al compartirla, y nos llamó la atención la sed que tienen de escuchar la palabra de Dios.

Nuestras internas mayores en el encuentro de jóvenes de Bessassi

Voluntarios: El día 10 de enero, llegaron a tierras beninesas nuestra querida voluntaria Cristina -antigua alumna y congregante del Colegio de Madrid- y tres profesores de la Universidad Abat Oliba de Barcelona: Luis Mariano Bartoli -jefe de estudios del áera de Magisterio-, Yolanda Albarrán -madre de Judith, (voluntaria que estuvo con nosotras el año pasado) y Montserrat Fontanals, gran amiga de Yolanda y educadora de pies a cabeza.

El fin de esta estancia era poner lugar y rostros al Proyecto Benin, iniciativa que han comenzado desde este curso en su Universidad. La idea es establecer una especie de simbiosis entre las necesidades de nuestro Colegio y los conocimientos de los jóvenes que se forman en esa Universidad, pudiendo lograr un enriquecimiento mutuo. Su estancia ha sido muy edificante pues a pesar de los obstáculos encontrados a la hora de poner en marcha el proyecto, no han dejado de ver que era una obra de Dios y sólo lo hacían para su mayor gloria, así se han mantenido con una esperanza firme y sin desánimo.

Cristina, nuestra profe de refuerzo

Profesores de la Universidad Abat Oliva

Aprovechamos la venida de nuestros “pajes” españoles para celebrar con las niñas la fiesta de los Reyes Magos. Fue muy emocionante. Los pajes mostraron una gran docilidad ya que se dejaron poner toda clase de harapos, accesorios y maquillaje que no sabemos si podrán ser superados en la próxima visita. La sala de estudio del internado se decoró espectacularmente, pusimos todos los regalos enviados desde España, además de un conjunto camisa-pantalón para cada una de las niñas.

Los pajes disfrutaron y se emocionaron mucho al ver las caras de asombro de las niñas al entregarles sus regalos; Las niñas estaban calladísimas y muy agradecidas por todo lo recibido para uso personal y compartido. Por la noche, nos hicieron una demostración de bailes típicos al ritmo del tambor y allí estuvieron todos bailando y disfrutando de la alegría de las niñas.

A primeros de febrero llegó Lali (Laura), antigua alumna del Colegio de Caracas que vino como voluntaria 6 meses. Se acababa de graduar en Medicina en Venezuela y se está ha encargado de la revisión médica anual de todas las alumnas.

Lali, nuestro apoyo médico-sanitario

A finales de febrero recibimos a María, antigua alumna del Colegio de Lérida que vino un mes como voluntaria. Nos ha ayudado con las clases de deporte y la programación del mismo para todos los niveles pues es entrenadora deportiva con mucha experiencia en este campo.

María, nuestro entrenadora deportiva

Peregrinaciones: El fin de semana del 11 y 12 de febrero fuimos con un grupo de 23 niñas internas a la primera peregrinación para niños en Bembéréké. En total acudieron 2.634 niños de la diócesis, de los cuales 111 éramos de Kalalé. Volvimos muy satisfechas pues ha resultado una experiencia de iglesia que las niñas han podido disfrutar como “protagonistas”.

El fin de semana siguiente fue la peregrinación de adultos, a la que asistieron las MM. Ana y Angélica con nuestras voluntarias, Cristina y Lali, algunas profesoras y cuatro jóvenes del internado, uniéndose allí al grupo de peregrinos de la parroquia. Cuando volvían daban gracias a Dios por este encuentro eclesial y la ocasión de renovarse en la fe.

Durante el breve “congé de detente” (dos días de vacaciones), nos llevamos a un grupo selecto de internas de paseo al mercado de Kalalé: estaban pegadas a nosotras como lapas pues les advertimos mucho que tuvieran cuidado de no perderse… les compramos unas chucherías de aquí y volvimos a casa andando.

Para preparar la Semana Santa con las alumnas del colegio, hicimos un camino cuaresmal en cada clase. Cada día de la Cuaresma les indicábamos un propósito durante el rezo de la mañana y al final del día hacíamos avanzar la imagen de una niña que acompañaba a Jesús con la cruz por el camino, para llegar al final a otra imagen de Jesús crucificado. Un sencillo gesto que las niñas vivieron intensamente.

Fiesta Mater 2017: Este año tuvimos la gran providencia de contar con cuatro voluntarias para ayudarnos a organizar la fiesta del Colegio. Además de Cristina, Lali y María, estuvo con nosotras Iciar, antigua alumna y congregante de Madrid que está como voluntaria en el colegio Monte Carmelo de Nikki y estuvo en casa el fin de semana.

La tarde anterior, mientras decorábamos modestamente los pasillos del colegio, se encendieron por primera vez las cinco lámparas solares que nos obsequió el gobierno. Todas las niñas del internado saltaban de alegría debajo de la lámpara situada al lado del comedor.

Comenzamos el día Mater con el rezo en la Capilla y las poesías por clases. Las niñas rezaron con mucho cariño a la Virgen y le dieron gracias a Jesús por el día de fiesta que nos regalaba. Además de alegrarnos por los pasitos que van dando en cuanto a expresión escrita, pudimos comprobar el amor filial que tienen nuestras alumnas a la Virgen y lo que valoran su Colegio, por lo cual damos gracias a Dios. “Estoy contenta en mi Colegio Mater Salvatoris porque en él aprendo a cuidar las cosas, a obedecer a la primera…” y “piropos” dirigidos a la Virgen, fruto de un amor sencillo y tierno.

 

Las niñas lo pasaron en grande durante toda la mañana, gracias a los juegos que habían preparado las voluntarias. En algunas pruebas, salpicaban de agua a las niñas y las mojaban. Acabaron empapadas y tan contentas de refrescarse y aliviarse así el calor que hacía. Por la tarde realizaron unas manualidades sencillas y recibieron los premios de los juegos y de los con- cursos de dibujo y poesía. Para finalizar la fiesta, las voluntarias bailaron con las alumnas.

Mounaya: A finales de noviembre enfermó nuestra pequeña Mounaya. Tenía crisis con más frecuencia y más importantes consecuencias -pérdida prolongada del habla y del tono muscular hasta el punto de no poder tenerse ni sentada; miedos y alucinaciones-.

Hemos agradecido mucho las oraciones y ofrecimientos de todas las personas que han recibido la noticia y seguimos contando con su apoyo y oraciones. ¡Se lo encomendamos a la M. Félix!

Las últimas semanas del mes de enero han sido de preparativos para el viaje de Mounaya y su madre a España. Gracias a Dios y a la ayuda de tantas personas que nos han facilitado la recopilación de los documentos para la petición del pasaporte y del visado, el papeleo para el visado ha sido más fácil de lo que pensábamos. La M. Ana y Cristina salieron con ambas hacia Cotonou el 29 de enero para acompañarlas hasta el aeropuerto.

Tras una estancia de dos meses en Madrid, donde pudieron tratar a Mounaya en el Hospital y diagnosticar con precisión su epilepsia, ha podido regresar a Kalalé con su enfermedad controlada. Durante tres semanas fue alumna del Colegio Mater Salvatoris de Madrid donde, con su increíble sencillez y arrolladora simpatía, le “robó el corazón” a monjas, profesoras y alumnas.

Seguiremos rezando por ella.

Visitas: El sábado 8 de abril vino Tanko a visitarnos con su marido y su bebé. Tanko era una de nuestras jóvenes del internado que se ha ido este año. Maman Nassifa y las internas que la conocían se acercaron con muchísima ilusión a saludarla.

Por la tarde recibimos con mucha alegría al grupo de profesores del Colegio de Madrid, acompañados de las MM. Mercedes y Esperanza. Las internas también salieron a recibirlos y a acoger de vuelta a nuestra pequeña Mounaya, que ha venido hablando un poquito de español.

Las niñas de aquí, que reciben todo como esponjas, a veces nos sor- prenden con expresiones en español que han oído a nuestras voluntarias: “Merci, ma soeur, eres un solete”

Semana Santa: Con los Profesores vino también Iciar, antigua alumna que estaba de voluntaria en Nikki y venía a pasar con nosotras la Semana Santa.

Durante la misma, en que tuvimos clase hasta el miércoles, nuestros colaboradores conocieron el Colegio y formaron equipos de trabajo para arreglar ordenadores, lijar mesas, encuadernar los álbumes de las niñas, refuerzo con las alumnas…

El miércoles por la tarde, la M. Angélica les acompañó a Boobená, nuestro poblado Peulh vecino. Allí disfrutaron viendo a nuestras niñas en su ambiente natural y conociendo a sus familias. El jueves fueron al mercado antes de participar en los Oficios; y por la noche tuvimos una Hora Santa ante el Monumento.

El viernes santo visitaron las comunidades de Naziconzi y Bessassi, con las que compartieron un rato de oración. A las tres de la tarde, rezamos el Via Crucis con la Comunidad de Kalalé por las calles de nuestra ciudad, dando testimonio de nuestra fe y nos quedamos luego en los Oficios, tratando de acompañar a nuestro Señor.

El sábado santo por la mañana nos despedimos muy agradecidos de nuestros profesores tanto por la ayuda que nos han ofrecido como por su compañía y disponibilidad en todo momento.

En esos días tuvimos algunos problemitas con la luz, que se nos iba de repente, pues las baterías no cargaban bien y el grupo electrógeno se apagaba automáticamente. Aunque no hemos podido solucionar el problema del grupo, nos vamos apañando con un poco de “ahorro inteligente” y tratando de gestionar la energía solar.

Durante el mes de mayo, como ya es tradición en el Colegio, celebra- mos el mes de María colocando en cada clase una imagen de la Virgen en la que van depositando cada una de las “Flores-propósitos” que van ofreciendo cada día. Además se elige cada mañana a la niña que llevará la medalla de la Virgen porque en el día anterior ha mostrado ser “amiga de María” a través de su comportamiento.

El día 31 realizamos la coronación de la Virgen en la fiesta de la Visitación. Desde el ofrecimiento de la mañana se ambientó el día en la celebración. Se escogieron a dos niñas de CE2 para que hicieran la corona de flores y la M. Laura junto con una profesora auxiliar adornaron el altar de la Virgen. Empezamos la procesión desde el patio y entramos por el pasillo principal hasta llegar al hall de CE1-CE2. Cada clase llevaba su imagen de la Virgen y una cesta con las “flores-propósitos” ofrecidas durante todo el mes. Se explicó el evangelio de la Visitación y se hizo un rato de oración pidiéndole a la Virgen que nos enseñe a vivir como Ella lo hizo, estando atentas a las necesidades de nuestros hermanos y además le pedimos que fuera la Reina de nuestros corazones. Cada clase rezó tres avemarías y después de coronarla, terminamos cantando y bailando en su honor. Fue una mañana muy bonita, de mucha alegría y cariño hacia nuestra Madre del Cielo.

En mayo también empezamos la preparación de la obra de teatro de final de curso ayudadas por nuestras voluntarias. La M. Ana desempeñaba el papel de Directora de teatro y Lali se encargaba de la coreografía. El cuento elegido fue “El Principe Feliz” de Oscar Wilde que iban a representar las alumnas de CP.

El domingo 28, para dar oportunidad a las jóvenes que van a presentar exámenes oficiales de dedicarse más de lleno a los estudios, las MM. Angélica y Laura tuvieron su último encuentro con las jóvenes católicas. Para la ocasión organizaron un partido de Voley y baloncesto terminando con una merienda. Las jóvenes disfrutaron mucho, desfogaron todo lo que quisieron y más. Pasaron una tarde muy agradable y distendida.

Presentamos a las niñas el mes de junio como el mes del Corazón de Jesús y, en las clases de las más pequeñas: maternal y CI, 4 y 5 años, se fijaron unas imágenes de Jesús mostrándonos su Corazón. Al día siguiente, Ramouziatou, una alumna de maternal, nos dio una lección de reparación que seguramente consoló bastante al Señor: cuando llegó a la clase y nada más ver la imagen de Jesús se fue acercando hacia ella lanzándole besitos, con toda la ternura y sencillez propia de los niños. ¡Un gesto habló mucho más que mil palabras!.

El 7 de junio dimos la bienvenida a Berta, hija de una antigua alumna del Colegio de Madrid, que venía como voluntaria las tres últimas semanas de colegio. Nos ayudó muchísimo en la preparación de la obra de teatro que hacen las niñas de CP al final del curso, los álbumes y las notas, la traducción al francés de las programaciones que había hecho María, nuestra voluntaria de Lérida.

La última semana de colegio estuvo llena de “acontecimientos históricos”. Comenzamos el lunes 19 con la primera Misa de fin de curso. El Director de las Escuelas Católicas de la diócesis, P. Simplice Boco, pbro. aceptó nuestra invitación y vino a hacernos una visita y compartir con nosotras la Eucaristía. Le acompañaban dos sacerdotes fidei donum. Las lecturas y peticiones las hicieron alumnas de CE2 y CE1 y de Zouliatou, maestra de CP. Thérèse, auxiliar de maternal, estuvo ensayando los cantos con un grupo de alumnas de CE2 desde quince días antes. Y la M. Ana también ensayaba con el resto de las alumnas al final de rezo de la mañana.

Se preparó el altar en el hall del edificio de Primaria, que sin pretenderlo nos está haciendo un buen servicio como salón de actos. Las niñas se sentaron sobre esteras en el pasillo que conecta Secretaría y Primaria. La procesión de ofrendas la realizó una representación de alumnas y maestras de todos los niveles.

A pesar de ser pequeñas y en su mayoría musulmanas, las niñas estuvieron en Misa muy atentas y recogidas, siendo conscientes de que todo don nos viene de Dios y respondiendo a las preguntas del P. Simplice que ellas estaban en el colegio “por y gracias a Jesús”.

El jueves 22, CE1 y CE2 (3º y 4º de primaria) tuvieron su acto de fin de curso con tres concursos diferentes: deletreo, cálculo mental y dicciopinta. Las niñas demostraron su aprendizaje a lo largo del curso, siendo un incentivo para ellas como para las maestras de cara al curso que viene.

Al final de la mañana las alumnas de CE2 recrearon a las más pequeñas y a las maestras con varias danzas típicas. Este “acto de fin de curso” fue organizado a petición de ellas mismas: una mañana antes de entrar en clase, entregaron solemnemente una “lettre de demande” (carta de petición) firmada por todas, en la que se ofrecían para preparar canciones y bailes para todas, como habían hecho para la fiesta de Navidad.

Al día siguiente representaron la obra que habíamos estado ensayando: “ El Príncipe feliz”. Las niñas lo hicieron muy bien. Se movían en el escenario y declamaban sus frases como si fueran auténticas profesionales. Acudió un buen número de padres que disfrutaron viendo a las niñas. Antes de termi- nar, las alumnas de CI nos deleitaron con sus poesías y canciones. Termina- mos el curso ese viernes 23 al mediodía.

Aunque se fue el gran grupo de las niñas internas, todavía se quedaron una semana más en el internado las jóvenes de Secundaria para seguir trabajando intensivamente el francés con la M. Ana. Este año se presentaron al BEPC Céline y Marie Pilar, dos jóvenes internas que cursan 3ème (3º ESO); una aprobó y la otra no fue admitida, podrá volver a intentarlo el curso que viene.

El domingo 25 celebramos 11 bautismos entre los que estaban: “mamá Rose”, como la llamamos, quien es maestra de maternal, y tres de nuestras jóvenes internas de unos 15 o 16 años: Mariam, ahora Marie; Fadima, ahora Madeleine y Noélie. Los recién bautizados reciben por primera vez el Cuerpo de Cristo ese día.

Quisiéramos cerrar las crónicas de este curso con los testimonios de nuestras jóvenes internas recién bautizadas:

Estoy contenta porque Jesús me ha permitido llegar hasta aquí y me ha hecho hija de Dios” (Marie)

Yo estoy feliz de tener a Dios en mi corazón y de poder recibir el cuerpo de Jesús” (Madeleine)

“Yo doy gracias a nuestro Señor de haber venido a mí y darme su fuerza” (Noélie)

 

 

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Crónica – Primer cuatrimestre 2015/2016

El curso va desarrollándose con toda normalidad, las niñas están muy contentas, las Madres disfrutamos de verlas felices y aprendiendo y todos cuantos nos ayudan en la tarea están entregados a sus respectivas labores.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Durante el mes de noviembre, las dos voluntarias que aún continúan con nosotras: Judit y Elena, se volcaron en los refuerzos de aprendizaje de las niñas y en los diversos juegos y deportes. El día 23 celebramos la fiesta de la Virgen Niña. ¡Fue preciosa! Cada clase había preparado sus corazones para entregárselos, al igual que hizo la Virgen a Dios. Hubo procesión hacia la capilla y allí pudieron ofrecérselos con mucha devoción.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Diciembre estuvo marcado, tanto en el Colegio como en el Internado, por la preparación de Navidad: la decoración, la obrita de teatro, los villancicos… La representación tuvo lugar el viernes 18; la habían preparado las niñas mayores, las de CE-1, y algunas de CP y CI. La vieron todas las niñas del Colegio. Las “actrices” estuvieron fenomenal en cada uno de sus papeles: ¡es realmente asombrosa la facilidad que tienen para memorizar poesías y canciones! El vestuario contribuyó al éxito de la representación: era ropa que nos habían mandado de Puerto Rico, disfraces donados por María de la Mota –una de nuestras voluntarias- y paños que las propias niñas habían traído de sus casas. El fin de fiesta lo pusieron los villancicos que habían preparado las niñas de CI y CP y con unas muy africanas danzas que improvisaron las profesoras. ¡Fue el toque alegre y desenfadado!

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Antes de irse de vacaciones, las niñas acudieron a la capilla a adorar al Niño Jesús; lo hicieron con villancicos y una ferviente oración.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

En el Internado, todas estaban emocionadas ante el belén de plastilina que Elena y Judit habían estado preparando con ellas. ¡Parecían ellas mismas pastorcitas de la escena, buscando a los personajes principales de la representación! Ese sábado 19 la mayoría de los padres vinieron a recoger a sus hijas y a las que viven en Basso o en los pueblos de los alrededores las llevamos nosotras el domingo.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé BenínEn enero se ha incorporado a los trabajos del Internado Hélène, una joven de la parroquia que ha sido madre de un niño en octubre. Es dulce y paciente. Ayuda a Mamam y a Thérèse con las niñas y se encarga de los estudios de la tarde y de la noche. Su hijito se llama Joaquim, pero alguna niña del Internado comenzó a llamarlo “le petit Jésus” porque lo conoció en los días posteriores a Navidad. ¡Todas estamos embobadas con él! ¡Es un bebé precioso! Nosotras le llamamos “Marcelino”, aunque sin pan y vino.

Especial relevancia le dimos a la celebración de la Epifanía del Señor, pues es en estas tierras de misión donde adquiere un significado especial: Dios se manifiesta a los hombres hasta en los últimos confines del mundo. Los Reyes Magos vinieron cargados de muñecas y ropa para las internas. ¡Fue tremendamente emotivo ver la cara de ternura con la que las más pequeñas pasaban delante de los regalos para escoger su muñeca y cogerla en brazos o colocársela en la espalda como hacen las mamás de aquí! También lo fue ver a las pequeñas muy agradecidas, sabedoras de que es un regalo todo lo que se les da y no es educado ponerse a escoger o quejarse.

A mediados de enero regresó -¡por fin!- el Padre Saturnino a Kalalé, después de cuatro meses de intensa animación misionera en España. Las niñas estaban cenando cuando se pasó por el Internado para saludarlas. ¡Se moría de la risa cuando las niñas le mostraban cómo se debe masticar con educación: ha de hacerse con la boca cerrada! Se reprenden entre ellas mismas cuando ven que alguna lo hace con la boca abierta: “¡Noooo!!, ¡Así no!…”, como si fuera el mayor delito.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Colegio Mater Salvatoris Kalalé BenínEn febrero empezamos mes con una incidencia en nuestro molino. Desde que se compró hemos tenido problemillas para moler los cereales y que la harina quede fina, sin necesidad de tamizarla. Después de varias reparaciones, parecía que por fin estaba arreglado. Hasta que un día vimos que la harina estaba mal molida. Al preguntarle a Enoc, nuestro “manitas”, qué pasaba, nos respondió que una monedita de 25 FCFA que se pone entre las cuchillas se había gastado y al no encontrar ninguna en casa no se le ocurrió otra cosa que ¡ir al pueblo a buscar una! Atónitas y aguantando la risa, le dijimos que si volvía a ocurrir, seguramente nosotras podríamos darle la tan “preciada” moneda. Como pueden ver, anécdotas no nos faltan.

El tiempo de Cuaresma lo empezamos con el miércoles de ceniza. La misa la celebró el P. Saturnino por la tarde en la parroquia. En el momento de la imposición, el Padre tuvo que pedir ayuda a los seminaristas, porque la fila de niños era interminable y todos querían salir con su ceniza en la frente. Nuestras niñas del Internado, las más pequeñitas, sentadas sobre esteras en la zona del presbiterio, recibieron ordenadamente la ceniza.

Alguna de las internas ha tenido varicela y una excursión a Bémbéreké hubo de ser anulada por el riesgo de contraer el virus de Lassa, ya que por la zona se han registrado algunos casos. Suplimos la diversión con juegos, vía crucis, gymkhana… El juego de béisbol fue todo un reto: hasta que no nos pusimos cada una de las Madres en una de las bases no entendieron nada. ¡Lo pasamos en grande! Y por la noche vieron El libro de la selva: ¡todo un éxito! Aunque no entendían mucho los diálogos, las imágenes y las canciones hacían que siguieran el hilo de la película. ¡Cuando salía la serpiente, todas gritaban y se tapaban los ojos como si fuese una película de terror!

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Estamos muy satisfechas de la evolución que apreciamos en las niñas del Internado, pues comprobamos su aprendizaje y en muchas de ellas el desarrollo de su imaginación. Un jueves por la tarde, las llevamos al mercado de Kalalé. ¡La Madre Laura decía que ella se sentía como en una Javierada! Para la gente de allí fue todo un espectáculo ver a las Madres con las 50 niñas internas en el mercado. Todos las saludaban con gran cariño. Las niñas estaban tan emocionadas que algunas ni se movían, pegadas a las Madres. ¡Se portaron muy bien!

Colegio Mater Salvatoris Kalalé Benín

Esta obra de Dios aquí en Kalalé avanza, pues, con sus días y sus quehaceres. Con el gozo de saber que todos cuantos leéis estas crónicas estáis unidos a nosotras en oración. Agradecemos a los padrinos su mucha ayuda, así como todas las iniciativas que vais teniendo para que la luz de Cristo y la misericordia de Dios se vean reflejadas en actos concretos y materiales a favor de nuestras niñas del Colegio Mater Salvatoris de Kalalé. ¡En uno u otro lugar somos familia Mater!

WIN_20160408_180924

Directamente desde Kalalé 5 – ¡La primera celebración de Mater Salvatoris en Kalalé!

El pasado 25 de marzo, solemnidad de la Encarnación y fiesta grande en nuestros Colegios Mater Salvatoris, también la celebramos en Kalalé por todo lo alto, dentro de lo que nuestros recursos nos permitían. Nuestras jóvenes voluntarias, María y Ana, nos ayudaron a decorar las clases y el Colegio con globos. A la entrada del Colegio pusimos el cartel Mater Salvatoris que nos había preparado la Madre López cuando estuvo aquí.

Empezamos la mañana saludando a Jesús y a la Virgen en la capilla. A Ella la homenajeamos con algunas poesías, algunas de las cuales emocionaban al oír a las niñas hablar del corazón bueno de Jesús y de María.

A continuación vinieron los juegos que habían preparado las voluntarias: conseguir pinchar con los ojos vendados la cola a un asno de cartulina, un circuito con sacos, aros y colchonetas; carreras de sacos, el juego de las sillas y del paquete. María y Ana también pintaron la cara con alegres colores y purpurina a todas las niñas. ¡Fue un sueño para las pequeñas!

MaterSalvatorisKalale_fiesta4

Por la tarde vieron una película de dibujos animados y entregamos los premios tanto a los mejores dibujos sobre el Colegio como a las ganadoras de los juegos de la mañana.

MaterSalvatorisKalale_fiesta5

¡Y llegó la sorpresa!: las niñas de CP cantaron el estribillo del himno del Colegio en español. Fue un día especialísimo para todas ellas, que regresaron muy contentas a sus casas. Al día siguiente, muchas de ellas trajeron sobre el uniforme alguna de las prendas de vestir que habían ganado como premio.

MaterSalvatorisKalale_fiesta2

Desde ese día, es frecuente oír a las de CP cantar el himno por el patio en un español casi perfecto. Y, al finalizar, la frase que aprendieron para el día Mater: ¡Feliz día Mater Salvatoris! También les encanta repetir la cancioncita La, lara, larita, limpio mi casita que Ana les enseñó con el guiñol de La Ratita presumida. ¡Vamos, que casi podemos decir que nuestras niñas son trilingües!

El miércoles 1 de abril entregamos las notas a las niñas y desde ese mediodía empezaron las vacaciones de Semana Santa y Pascua hasta el día 13 de abril. Entre el Jueves y el Sábado Santo, las niñas del internado se fueron a sus casas, acompañadas por los Padres SMA, que también llevaron a los niños de su internado.

Nosotras hemos celebrado la Semana Santa intensamente. El Domingo de Ramos participamos con gran alegría en la Misa de la parroquia, con toda la comunidad católica. Partimos en procesión con los ramos desde la calle principal de Kalalé cantando con gozo: ¡Hosanna, Hosanna, Jesús es nuestro Rey! Fue muy emotivo.

El Jueves Santo participamos en los Oficios de la parroquia y nos metimos de lleno en el Triduo Pascual, queriendo acompañar lo más de cerca posible a nuestro Señor. Hicimos turnos de vela ante el Monumento hasta media noche. El Viernes Santo rezamos el Vía Crucis con la comunidad, haciendo las catorce estaciones por las calles de Kalalé. Fue realmente impresionante ver a la comunidad católica rezando con fervor, dando testimonio de fe y amor a Cristo. Después, participamos también en los Oficios y, ya en Casa, tuvimos una hora de adoración ante la Cruz.

La celebración de la Vigilia Pascual fue muy bonita y, al terminar, los jóvenes volvieron a encender las velas y al ritmo del tam-tam salieron en procesión a anunciar la Buena Noticia de la Resurrección de Nuestro Señor por las calles de Kalalé. Fue una “gloriosa” alegría verlos dar ese testimonio en un ambiente mayoritariamente musulmán en el que se burlan de ellos por seguir el camino de Jesús.

El Domingo de Resurrección se celebró en la parroquia el bautismo de Noélie, la hija de Rose, una de nuestras auxiliares. Ella quiso venir después a Casa, acompañada del padre de la niña y de otros familiares, para ofrecerle a la Virgen un sencillo ramo de flores de plástico y unas velas. Delante de la imagen de nuestra Mater Salvatoris ofreció su hija a Dios, dejó el ramo en los brazos de la Virgen y encendimos una vela que simbolizaba la fe que Noélie acababa de recibir en el Bautismo.

¡Desde Kalalé os felicitamos con gozo la Pascua de Resurrección del Señor! Cristo ha vencido a la muerte y nos ha traído la salvación. ¡Aleluya, aleluya!

Directamente desde Kalalé – 4 Preparando la ceremonia de la bendición del Colegio.

¡¡Estamos muy ilusionadas preparando la ceremonia de bendición del Colegio!!

            El sábado 18 nos reunimos con los PP. Paul y Saturnino y otras personas para que nos ayudaran a no dejarnos a nadie a la hora de invitar para la bendición de la Casa, la Capilla y el Colegio. ¡¡La lista es verdaderamente interminable pues, aunque Kalalé es pequeño, como somos todos una gran familia ecuménica hay que hacer partícipes de nuestra alegría a muchas personas!!

            Al día siguiente recibimos al P. Antonio, sacerdote diocesano asturiano que está en la Misión de Bembéreké con el P. Alejandro. El Sr. Obispo de N´Dali lo ha nombrado acompañante espiritual de los sacerdotes jóvenes de la diócesis. Le acompañaban tres diáconos, que se interesaron mucho por la historia de la Compañía del Salvador y nos preguntaron acerca de esta fundación en Kalalé.

            En esa misma semana acudimos a la reunión de comienzo de curso para las escuelas primarias, tanto públicas como privadas. ¡¡Qué alegría: era la primera vez que acudíamos nosotras como Colegio Mater Salvatoris!! El representante de cada colegio tenía que exponer las características del centro. Cerró el acto el alcalde, que vino para animar a los maestros en su labor educativa. Y, a los dos días, el alcalde vino al Colegio para saludarnos y conocer nuestro trabajo. Cuando llegó estábamos en plena hora de lectura de la tarde. Vino con Jacques, el concejal católico.

DSC01628 - copia

            Y también hemos despedido a Sandy, la joven norteamericana que nos ha ayudado en la instalación de los paneles solares. Ha finalizado su trabajo y regresa a Estados Unidos. Ha vivido en esta zona casi cuatro años y conoce muy bien la realidad de juventud de esta zona. La invitamos a cenar y en el último minuto, antes de irse nos ofreció su perro. Le dijimos que podríamos quedárnoslo un tiempo, hasta que venga otra voluntaria amiga suya.

            Como cuando nos dejó el perrito era horario escolar, lo metieron en un pequeño cuarto que está al lado de una clase de niñas de cuatro años y, a cada ladrido-aullido del perro, las niñas gritaban de miedo. ¡¡Parecía una película de terror!!…, que duró pocos minutos porque enseguida le cogieron cariño al perrito, cojo y más flaco que un alfiler. Echaba de menos a su dueña, aunque se ha adaptado rápidamente a la vida conventual. Cuando oye la campana, ya no ladra, sino que acude raudo y veloz. Sandy lo llamaba “Solar” (como los paneles), pero nosotras lo hemos rebautizado con el nombre de “Pettel”, que en fulfulde significa ‘pequeño’.

P1050082

            Las niñas avanzan en sus destrezas. Seguimos trabajando mucho el lenguaje oral a través de cuentos, de conversaciones sobre situaciones cotidianas… A veces responden cosas distintas a las que se les preguntan, como cuando a Rukayïa le dijimos que nos contara qué pasaba en un cuento que llevábamos trabajando más de un mes y ella, toda contenta y dando saltos de alegría, empezó: “Uno, dos, tres, cuatro…”. No era ese “contar” el que nosotras pretendíamos, pero, bien, nos demostró que se había aprendido los números. ¡Algo es algo!

            Nos alegra mucho ver cómo reaccionan las niñas en clase de religión. Aunque la mayoría son musulmanas, hay algo en Jesús y en su mensaje evangélico que les entusiasma y atrae. Cuando vamos hacia el comedor, al pasar al lado de la capilla, saludan con alegría a Jesús y le dan las gracias por los alimentos que van a recibir.

            Pidamos todos a Dios que, respetando otras culturas y creencias, podamos dar a conocer a Cristo, que es el verdadero Camino y la verdadera Vida. Y la Verdad absoluta.

Directamente desde Kalalé – 3 El comienzo oficial del curso: Así es nuestra jornada escolar

El día 29 de septiembre fue el día de la rentrée, es decir, del comienzo oficial del curso. Después de rezar, inauguramos la semana y el día con el canto solemne del himno de Benín ante la bandera izada, con las niñas en formación. Este acto se repite todos los lunes en todos los colegios.

cronica32

            A media mañana hacemos un descanso de media hora para que las niñas tomen su desayuno (un plato de arroz o de ñame), jueguen un poco y vayan al baño, ritual que poco a poco van aprendiendo. Seguimos la mañana con clases de matemáticas, lengua, juegos educativos, “cono”, religión y, un día a la semana, deporte. Hemos comenzado nosotras siendo las profes de todo, pero las auxiliares ya nos ayudan bastante.

            En esa primera semana, deseando acerca físicamente a las niñas al Señor, las llevamos a la capilla ¡en la primera clase de religión de sus vidas!… ¡¡Qué silencio, respeto y emoción se veía en sus caritas!! Y ¡lo mejor de todo era ver a Gomazan, el guardián musulmán, haciendo de traductor a las diversas lenguas de las niñas y con la misma postura que ellas para rezar! También les decía que estuvieran en silencio, pues Jesús les habla desde el sagrario… ¡El sagrario! Es realmente emotivo y consolador ver a las niñas ante Jesús en uno de los dos únicos sagrarios de Kalalé.

cronica31

            En el recreo de mediodía, además del almuerzo, les enseñamos algunos juegos: relevos, la cuerda, pasimisí, pasimisá par la porte d´Alcalá…, el escondite inglés, a la zapatilla por detrás (en boo: “Cococomaisigole”), etc. Las niñas demuestran grandes aptitudes para el boxeo y el rugby, ¡¡lástima que sean deportes tan poco femeninos!! Enseñarles un juego supone un gran esfuerzo de paciencia y tiempo, porque se nos pegan como lapas al hábito y no hay forma de que formen un corro…

            Antes de reanudar las clases de la tarde, hay un rato de siesta. Después, tenemos picado, guiñol tres días por semana y otras actividades manuales asociadas con la preescritura.

            Las clases acaban a las cinco de la tarde y los padres vienen a recogerlas. Hemos conseguido poner algo de orden en la salita, sentando a las niñas en “nats” y poniendo a los padres en fila para que vayan pasando, uno por uno, a recoger a su niña o a las ocho o nueve de los vecinos, que llevan en la misma moto.

            ¡¡Las niñas están contentísimas!! Gounou, el chófer, y Valentin, el cocinero, dicen que muchas personas en Kalalé se lamentan de no haber podido matricular a sus hijas en el cole.

            El P. Satur ya ha vuelto de sus vacaciones en España. Vino a visitarnos y le recibimos con alegría, ¡¡echábamos de menos su carácter alegre y su sentido del humor!! Le acompañaba Peter, el seminarista que estará este año de prácticas apostólicas con los Padres en la Misión. ¡Le dimos la bienvenida!

DIRECTAMENTE DESDE KALALÉ – 2 Las dos últimas semanas de la pre-rentrée

Las dos últimas semanas de la pre-rentrée, las canciones de moda y la entrega de los uniformes.

Estas dos últimas semana antes de que comience oficialmente el curso han sido muy activas y estamos contentas porque hemos visto los frutos de todas las actividades previas al comienzo de curso que hemos hecho durante el mes de septiembre..

            Ya estamos aquí al completo la Comunidad, pues ha vuelto la Madre Valeria. Al día siguiente de su llegada, comenzaba otra intensa semana escolar. Desde muy tempranito comienza la carrera de obstáculos, que la tenemos bastante cronometrado. Nada más terminar la Misa y el desayuno, volvemos al Colegio para jugar un rato con las niñas en el patio hasta que se forma la fila para rezar. Este es uno de los momentos más bonitos del día. Las niñas rezan en francés, boo, baribá y fulfulde; y siempre terminamos con una canción. La que se ha convertido en un auténtico “hit-parade” ha sido la de Jésus est mon ami, mon ami de tous les jours; Marie est ma maman, ma maman de tous les jours. Nos han llegado mensajes en los que dicen que por todos los rincones de Kalalé se oyen nuestras canciones. ¡¡Estamos muy contentas de saber que hemos alcanzado uno de los objetivos de la pre-rentreé.

            Hemos seguido con el mismo criterio de enseñar canciones, poesías, cuentos y, en algunos casos, matemáticas y manualidades. A las niñas se las ve encantadas, aunque tenemos que seguir insistiendo en que adquieran determinados hábitos y normas de comportamiento. Durante los recreos estamos intentando enseñarles algunos juegos, entre ellos saltar a la comba. En el terreno de la comida ya hemos pasado a la cuchara ¡e incluso algunas ya quieren comer en la mesa! Poco a poco y con paciencia, todo llegará.

Colegio Mater Salvatoris Kalalé

            También durante estas dos semanas ha tenido lugar la Asamblea Diocesana en N´Dali. Fueron la Madre Valeria y la Madre Laura en representación de todas. A todos los nuevos –entre los que se incluía la Madre Laura– les hicieron subir al estrado para hacer todo lo que se les dijera… ¡que era nada menos que bailar! ¡¡Imaginaos a la Madre Laura!! El P. Paul, que también estaba allí, le miraba los pies para ver si los movía… La verdad es que supo salir airosa de la situación, pues lo hizo todo de manera tan discreta que pasó desapercibida. Después de las bromas, dijeron los nombres de cada uno de los nuevos agentes pastorales y de qué misiones se iban a encargar en la Diócesis.

            Al finalizar todas las reuniones, el Sr. Obispo tomó la palabra y, entre otros asuntos, anunció la bendición de todos nuestros edificios y, en especial, la capilla para el día 19 de noviembre. ¡Invitó a todos los asistentes a venir a acompañarnos en ese día tan especial para nosotras!

            Ya de vuelta, las Madres fueron a la inauguración del despacho del “concejal católico”, que así fue mencionado en el discurso ante los invitados. Es realmente un paso importante para Kalalé y supone progreso, puesto que es allí donde han de hacerse las legalizaciones de todos los documentos relacionados con la administración, como son actas de nacimiento, defunciones, etc. La ceremonia comenzó con el rezo del imán y del P. Johnson; después los peulh bailaron danzas tradicionales con calabazas en los pies y el concejal leyó su discurso de agradecimiento a la alcaldía y a todos los benefactores que habían hecho posible el despacho.

            Y llegó también el tan esperado día de la entrega de uniformes y reunión con los padres de las alumnas. Por la mañana entregamos las mochilas y el chándal a cada niña. Hacia las once comenzaron a llegar los padres y representantes de las alumnas. En cada una de las clases, las niñas hicieron una demostración de todo lo que habían ido aprendiendo en este mes de preparación. ¡¡Todo salió muy bien, dentro de lo posible!! Cada niña salió con su mochila, en la que iba el uniforme completo y algunos recambios. ¡¡Estaban contentísimas y muy agradecidas!! Cuando vieron entrar los uniformes en el aula, todas aplaudieron de la emoción e intentando decir Mater Salvatoris, se oían mil versiones: en el caso de las mayores, Masée Salvatoris; las pequeñas decían Ater Atatoris. Nosotras estábamos emocionadas oyendo y viendo los esfuerzos que hacían para decir Mater Salvatoris. ¡¡La Madre Félix estaría contentísima de ver a estas niñas africanas decir “Madre del Salvador”!!

Uniforme Colegio Mater Salvatoris Kalalé

            La semana próxima empezamos el primer curso de la andadura del Colegio Mater Salvatoris de Kalalé. ¡Lo esperamos con gozo y dando gracias a Dios que ha permitido a la Compañía del Salvador servirle en tierra de misión ad maiorem gloriam!

Directamente desde Kalalé – 1. ¡¡Las aulas del Colegio se han llenado de vida!!

¡¡Estamos deseando contaros que desde el día 2 de septiembre las niñas han empezado a venir al Colegio Mater Salvatoris de Kalalé!! No es todavía el curso oficial, que comienza el día 29, pero de este modo las niñas van cogiendo esos hábitos que en el mundo occidental nos parecen tan normales y comunes y que aquí hay que empezar por enseñar.

Esta pre-rentrée (o “pre-vuelta”, “campamento de verano”, “pre-colegio oficial”, como queráis llamarlo) comenzó como ya hemos dicho el martes 2. Tanto nosotras como todas las personas cercanas a nuestra labor –los Padres de la Misión, las auxiliares, los encargados Zacarías, Aymar, Gildas, los guardas y los trabajadores de la obra– vivimos ese primer día con inmensa alegría. Zacarías y Aymar no paraban de hacer fotos y decir que ellos también querían estudiar aquí… ¡Para ellos es ya un poco tarde!

Las niñas vienen de 8:00 a 12:00 de la mañana. Dedicamos la primera hora y media a trabajar el francés mediante cuentos, poesías y canciones. A las 10, vamos al patio para que coman y jueguen. A las 10:45 empieza la segunda sesión, centrada en el desarrollo de la psicomotricidad a través de actividades como pintura, plastilina, construcciones, costura.

FOTO 1

Las niñas están agrupadas por niveles:

  • CIP: son las más pequeñas y están con la Madre Laura
  • CIG: es el curso anterior a nuestra Primaria y están con la Madre Valeria.
  • CP: es el curso equivalente a 1.º de Primaria. Están con la Madre Angélica.

Al terminar la Misa en la Misión, nosotras también hacemos con nuestra camioneta de “ruta o transporte escolar” desde “Kalalé centro” hasta el Colegio, para que no tengan que venir andando. Nos ayudan Bernardette y Zouliath. El primer día trajimos a cuatro niñas del internado de los Padres; al día siguiente, diez… Como le dijimos a Maman Cécile que tuviera a las niñas preparadas para salir en cuanto terminase la Misa, el segundo día de clase, mientras cantábamos a la Virgen, ¡¡entraron en la capilla un par de niñas con un enorme trozo de pan en la mano porque no querían que las dejáramos en tierra!! ¡Con la otra mano, se prendieron a nuestros hábitos para asegurarse de que nos las traíamos! La acción de gracias de ese día fue cantar en boo Maalia Jesu Da, Wa pii Da Maalia… (“María, Madre de Jesús, te saludamos María…”) con las niñas que traíamos en nuestra camioneta-bus escolar.

¡¡Qué gusto da verlas disfrutar con todo!! Las más pequeñas no paran de repetir como loros sus primeras frases en francés, que aprenden con la Madre Laura, hasta el punto de decirle Je m´appelle ma soeur en vez de decir su nombre. Durante la comida están sentadas en cuclillas en el suelo, todas calladitas. Después, vienen hacia nosotras corriendo y limpian sus diminutas caras en nuestros hábitos, que se han convertido en ¡los “babis del común”!

FOTO 2 

 

Y qué contar de enseñarles cómo ir al baño. Es cierto que la mayoría, contrariamente a lo que habíamos imaginado, no tiene miedo al agujero del inodoro, pero hay que ayudarlas porque o no saben sentarse, o no llegan o, en el caso de algunas, traen unos vestidos tan amplios y vaporosos que acaban por mojarlos… ¡Una auténtica odisea!

Y una buena noticia: ¡hemos encontrado una “maman” para las niñas del internado. Se llama Ganí. Es muy dulce y, por ahora, también nos ayudará en el Colegio.

FOTO 3

¡¡Cuántas gracias damos continuamente a Dios por ir abriéndonos el camino!! Tenemos mucho trabajo por delante, hay mucho que enseñar a los auxiliares y a la joven madre de familia que nos ayuda en administración, pero confiamos en que Él, nuestro Maestro y Salvador, seguirá guiándonos para servirle lo mejor que podamos en estas almas tan amadas de su Corazón.

1 2 3