Mauris ac lectus venenatis

Nam ac nibh metus, vitae ultrices nunc. Sed euismod, urna quis tempor pharetra, urna nisi blandit dolor, ac pharetra orci dolor quis tortor. Ut mollis ipsum ut metus vestibulum hendrerit. Proin dapibus rutrum diam vitae commodo. In in velit quis lectus viverra aliquet sit amet ut ante. Etiam porttitor sem nec neque facilisis nec adipiscing felis porttitor. Donec nisi nunc, luctus in porttitor at, placerat id libero. Phasellus dapibus loborti.

Fusce lacinia risus

The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education. The only thing that interferes with my learning is my education.

Email Quotes and Inclusion

Nam ac nibh metus, vitae ultrices nunc. Sed euismod, urna quis tempor pharetra, urna nisi blandit dolor, ac pharetra orci dolor quis tortor. Ut mollis ipsum ut metus vestibulum hendrerit. Proin dapibus rutrum diam vitae commodo. In in velit quis lectus viverra aliquet sit amet ut ante. Etiam porttitor sem nec neque facilisis nec adipiscing felis porttitor. Donec nisi nunc, luctus in porttitor at, placerat id libero. Phasellus dapibus loborti.

Nam ac nibh metus, vitae ultrices nunc. Sed euismod, urna quis tempor pharetra, urna nisi blandit dolor, ac pharetra orci dolor quis tortor.

Video Post Full-Width

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. Lorem ipsum dolor sit amet, …

Vivamus ut augue a dolor

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but theses majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable.

Sed tempus mi euismod

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but theses majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable.

Crónicas desde Kalalé 24. Dos últimas semanas llenas de sorpresas

¡Escribimos esta crónica con gran ilusión desde la recién estrenada zona de Comunidad! Hasta ahora hemos estado viviendo en la zona que va a ser la destinada a los colaboradores. ¡Otro paso adelante!

Estas dos últimas semanas han sido intensas, llenas de sorpresas. El Señor va preparando de este modo nuestro corazón para estar disponibles en todo momento para lo que Él quiera, como Él lo quiera y cuando Él lo quiera.

La primera salida de la rutina diaria fue el viaje que las MM. Ana y Angélica tuvieron que hacer a Cotonou por unas cuestiones relativas al pasaporte venezolano de la M. Angélica. Las peripecias fueron tales que la M. Angélica acabó viajando a Caracas para tramitar un nuevo pasaporte. Allí aprovechó para hablarles a las niñas de Maracaibo y de Caracas sobre la Misión en Benín. ¡¡Los Padres dicen que a la M. Angélica deben saludarla ya por su nombre y apellido todas las azafatas del lugar!!

En ausencia de las Madres, la M. Valeria y Valentin aprovecharon para hacer una limpieza en profundidad de la zona de Comunidad, a la que se iban a trasladar de manera definitiva. Trabajaban un tanto en vano, porque el resto de obreros, soldadores o pintores no tardaban mucho en volver a ensuciarlo todo, pero como decía con gran ánimo Valentin “aunque los ojos de los hombres no nos lo agradezcan, Dios sí nos da las gracias por el trabajo realizado”. La Madre se había trasladado de nuevo a la casita de la Misión, pues los Padres la habían vuelto a acoger para que no estuviera sola por las noches.

MaterSalvatoris_Kalale_Cronica23 Comunidad nor-oeste

¡Grande fue el gozo de la M. Valeria cuando regresó la M. Ana! Ella, que pensaba que podía ser eremita, se convenció totalmente de las ventajas de la vida en comunidad, donde es mucho más fácil afrontar y sobrellevar las responsabilidades y dificultades. El reencuentro fue el jueves por la noche como estaba previsto, aunque casi de milagro, porque también el viaje de regreso de la M. Ana tuvo un imprevisto: ¡había una vuelta ciclista en desde Parakou a Dassa!  Ahora en Benin organizan tours, como en Francia… y la M. Ana pasaba por allí en ese preciso momento. Después de casi tres horas de espera en la carretera para que pasaran los ciclistas –según los policías iban a ser apenas diez minutos– y sin haber visto a las “celebridades”, la Madre pudo continuar su viaje.

De todos modos, la M. Ana no perdió el tiempo, ya sabéis nuestro lema: “Que el ocio no tenga lugar en esta casa”. Aprovechó sus horas de forzado parón para trabajar en el ordenador con las programaciones del nuevo curso. Como solemos decir entre nosotras, y eso lo entenderán muy bien nuestras lectoras venezolanas, “eso solo le pasa al Coyote y a nosotras”.

El 16 de mayo, festividad de San Andrés Bobola, S.I., comenzamos la mudanza a la zona de Comunidad y ese mismo día pudimos dormir en “nuestra Casa”. El recreo de la noche lo hicimos todavía en la zona de colaboradores y ¡fue providencial! porque las lluvias tropicales inundaron parte de esa zona y pudimos llegar a tiempo. ¡Parecía que las cataratas del Niágara cayeran por las celosías!! Así que tuvimos que limpiar y limpiar… Cuando pudimos retirarnos a descansar, estábamos “agotadas en el Corazón de Cristo”.

El sábado, a la hora de comer, en plena mudanza, tuvimos una agradable visita. Llegó Bethany, la joven americana voluntaria de Peace Corps, con unos amigos para conocer la Casa. Estaban muy interesados en todo lo que estamos haciendo y nuestros proyectos y pasaron largo rato con nosotras.  Al terminar, hicimos una comida rápida y ¡a la catequesis!

Ese mismo día pusimos nuestra primera lavadora. ¡¡Fati estaba maravillada!! Se preguntaba de dónde salía el agua de la máquina, no se creía que “eso” lavara. ¡¡Cuando sacamos la ropa, se quedó de piedra!! Y fue de asombro en asombro, porque también le maravillaron las pilas del lavadero. Ahora, cuando entra al edificio de colaboradores, se pasea diciéndoles a las paredes: Bye, by io! ¡Realmente está entusiasmada!

Hay una veintena de personas que están preparándose para recibir el sacramento del Bautismo el día de Pentecostés. Entre ellos está “le vieux Abraham”. Causa verdadera devoción verle en la fila, ayudado por otros para mantenerse en pie. También se bautizarán Martin, el ferrallista que lleva trabajando con nosotras desde que comenzó la obra y que había empezado el “camino de Jesús” en Portonovo, antes de venir aquí.

Os pedimos a todos que los encomendéis en vuestras oraciones para que sean muy fieles en el seguimiento al Señor y que den testimonio con su vida de la nueva que Cristo les ofrece por medio del Bautismo. Serán, a partir de ese momento, hijos de Dios y herederos del cielo.

Crónicas desde Kalalé 23. Nuestra capilla: ¡la antesala de la gloria!

La M. Angélica ya está de vuelta en Kalalé. Ha traído de Madrid algo que anhelábamos verdaderamente: la custodia, para poder adorar al Señor. El P. Saturnino había consagrado una forma grande para ponerla en el viril. ¡Qué inmenso gozo poder adorar por primera vez al Señor aquí, en la capilla de nuestra Casa de Kalalé! Cantamos Alabado sea el Santísimo con todo el fervor que nuestras voces nos permitían. Providencialmente era primer viernes del mes de mayo, mes de nuestra Madre la Virgen.

¡Cómo nos cuida el Señor! Él y la Virgen  nos acompañan y guían en esta empresa misionera. Y en Ellos, sentimos la presencia de toda la Compañía, de nuestras familias, de las alumnas y profesores de los Colegios Mater Salvatoris, de tantos bienhechores que están colaborando material y espiritualmente con nosotras!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ese primer domingo de mayo fue la Misa de los niños. El P. Saturnino nos pidió colaboración para “dinamizar la ceremonia”. Hicimos cuatro carteles con la siguiente frase: ¡Es verdad, el Señor ha resucitado! Cada uno estaba escrito en uno de los idiomas que se hablan en la zona: boo, fulfulde, baribá y francés. Además, preparamos un teatrillo con los niños. A la pregunta “¿Cuál es la Buena Noticia?”, cuatro niñas debían salir corriendo de la iglesia para coger cada uno de los carteles, traerlo y mostrarlo a todos los fieles. Entre tanto, ocho niños de los más pequeños saltaban y gritaban con alegría C´est vrai! Il est vraiment ressuscité!

Ese mismo día, por la tarde, acompañamos al P. Saturnino a rezar por el eterno descanso de una señora de la comunidad católica que había fallecido hacía tres años. Fue emotivo, pues la Palabra de Dios se proclamó en el patio central que formaban las diversas casas en las que viven los miembros de la familia y acudió muchísima gente, ya que esta señora era una persona muy querida. El Padre les habló de lo que significa seguir a Jesús: amor y misericordia con todos y para todos, especialmente para con los más débiles y pequeños. Solo de esta manera se alcanza la vida eterna.

Los carpinteros terminaron por entonces el retablo de la capilla. La Madre Ana les decía que aquello parecía la obra de El Escorial, pero, claro, ¡hubo que explicarles lo que significa esa expresión en español!! ¡¡Y que era una broma!! ¡¡Y con lo difícil que es traducir expresiones así!!

Hablando de la capilla, no os imagináis las piruetas, acrobacias y demás hazañas que hemos de hacer para llegar hasta allí si ha llovido. Después de los meses de harmatán (vientos secos y fríos del Sahara), la vida renace y con ella un verdadero enjambre de insectos diversos que nos acompaña adonde quiera que vayamos. Pero, ¡es la mejor capilla de todo Benín! ¡Y en ella se reza como si fuera la antesala de la gloria!

Estos días del tiempo pascual lo están siendo de alegría y gozo en todos los aspectos. Los Padres vinieron a comer el domingo y, a pesar de que se quejaban de “nuestros charcos” en el camino de la capilla, les pareció que entrar en ella era como estar en Mota. Hemos celebrado también el cumpleaños del P. Saturnino, a quien la Madre Valeria agasajó con sus ya famosos patacones venezolanos. A felicitar al Padre habían venido también otros sacerdotes  de la zona que, por supuesto, se acercaron a Casa para ver la capilla. ¡Se quedaron admirados y uno por uno nos pedían que abriéramos un colegio en el lugar en el que ellos se encuentran! También nos decían que enviarían niñas de su zona. Nuestra respuesta fue siempre la misma: primero, las de la Commune de Kalalé.

Crónicas desde Kalalé 22. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

 ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Como era nuestro deseo y nuestra esperanza, ¡la capilla estuvo terminada para celebrar el Triduo Pascual! Todo el equipo técnico, obreros, pintores… pusieron todo su esfuerzo y ánimo en ello. Lo más arduo fue la colocación de Cristo, con tres escaleras apoyadas en la pared, dos técnicos, un carpintero, nosotras…

La noche del Miércoles Santo trasladamos el Santísimo a la capilla. Valentin hizo de monaguillo. Fue una sencilla pero digna y sentida procesión del Corpus, en la que cantamos todo lo cantable y más. ¡Laus Deo! La mañana del Jueves Santo pudimos rezar con devoción, gozo y gran consuelo.

Las personas que vienen a ver la Casa se quedan maravilladas con la capilla, ¡hasta los musulmanes dicen que es lo más bonito! Cuando Gounou  entró por primera vez, se quedó admirado y repetía: ¡En este lugar no se puede hacer otra cosa que rezar!

Antes, el martes, había tenido lugar la visita de la delegación del Ministerio de Educación. Rellenaron los formularios sobre el Colegio, preguntaban por el número de pupitres, sillas, pizarras… Gracias a Dios no pusieron ninguna objeción y, para que vieran alguno de nuestros Colegios, les enseñamos el anuario 2012 del Colegio de Maracaibo. Se quedaron impresionados, decididos a ayudarnos y nos dieron el visto bueno. También visitaron la obra, vieron la evolución… Les gustó mucho y nos felicitaron por el trabajo que se había realizado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aprovechando que Karim había ido a Parakou, le pedimos que nos comprara algunas plantas para decorar la capilla para la celebración del Jueves Santo. La verdad es que fue muy espléndido y quedó preciosa. Por la tarde fuimos a los oficios en la Parroquia. Allí estaban los tres Padres: presidió el P. Johnson en medio de una enorme tormenta tropical. El Viernes Santo, por la tarde, fuimos al Vía Crucis por el pueblo y, después, a la adoración de la Cruz, presidida por el P. Paul.

El sábado por la noche fuimos con Gounou hacia la Misión para la celebración de la Vigilia Pascual. Los jóvenes habían preparado un buen fuego. Comenzó la celebración fuera de la iglesia y después fuimos entrando con nuestras velas encendidas. Este año no ha habido bautizos en la Vigilia porque el grupo de catecúmenos no estaba del todo preparado; así que se decidió retrasarlo un poco, aunque los bautizos se harán dentro de este gozoso tiempo pascual. Recemos todos para que sus corazones se abran a una vida nueva cuyo centro sea Jesucristo, nuestro Salvador.

El domingo de Pascua rezamos un hermoso rosario en la Capilla, con canciones de guitarra. Estamos tan consoladas y concentradas que no nos dimos cuenta de que Camilla había llegado. Nos había escrito algunos días antes pidiéndonos que la alojáramos una noche en un viaje relámpago de una semana a Benín. Durante la cena nos contó sus últimos meses en Lyon; fue una cena “a la luz de las velas” ya que no pudimos encender la luz: ¡las hormigas voladoras habían invadido la casa y la capilla! ¡Barrimos y sacamos kilos de alas! Así, como suena. La vela del Santísimo también estaba plagada de hormigas… Total: ¡manos a la obra! ¡¡No podíamos irnos a la cama dejando al Señor con tanto bicho!!

El lunes de Pascua seguimos conversando con Camilla. Los Padre nos habían invitado a comer con ellos el cordero pascual y ella también se unió al festejo. Vinieron, además, dos Padres lazaristas polacos, de Biró. Después de la sobremesa, todos ellos vinieron con Nayak, el seminarista indio, a conocer nuestra Casa. Al entrar en la capilla exclamaron: ¡Nunca habíamos visto en Benín una capilla tan bonita! Les gustaron mucho las tallas de Cristo y de la Virgen.

En la octava de Pascua, el Señor nos ha regalado unos días de tranquilidad que hemos aprovechado para avanzar con las programaciones para el curso que viene. ¡Nuestro primer gran reto! También, para invitar a los obreros a una comida y agradecerles ese inmenso esfuerzo que han hecho para terminar la capilla a tiempo.

Crónicas desde Kalalé 21. Los contrastes que vivimos por aquí

Estas últimas semanas han sido un no parar de gente que venía a saludarnos, a inscribir a niñas para el próximo curso, a pedir ayuda…

Como recordaréis, en la última crónica, la anterior a esta, nos quedamos en el primer día de la toma de medidas para el uniforme y la formalización de la inscripción. El segundo, debido al retraso de la costurera y del sastre, ¡hasta la M. Valeria tuvo que hacer sus pinitos en corte y confección!

La sobrina del sastre, que es católico, era una de las inscritas para la matrícula en el Colegio. Al preguntarle a éste por la ausencia de la niña, nos confesó profundamente compungido que su hermano no quería traerla para que no se hiciera católica. Al propio sastre, sus suegros quisieron quitarle a su mujer porque era católico, pero ella se negó. Estos episodios son frecuentes en un lugar de primera evangelización pero confiamos en que el amor que mostremos a sus niñas les haga perder el miedo.

En estos días también vino por casa Genéviève, la hermana de Robert, un joven católico de Bessassi que vivía en la Misión y daba clase a los niños durante nuestro primer año aquí. Está en el último año de Bachillerato y nos ha pedido si podríamos admitirla como profesora.

Esta afluencia de gente que viene al Colegio obedece a factores diversos, algunos tan simpáticos como el hecho de que el jefe de la obra está haciendo una propaganda descarada del Colegio. CP (Curso Preparatorio, equivalente a 1.º de Primaria) ya está cerrado y con algunos en lista de espera. Nos han traído alguna niña mayor y ¡¡hasta una niña de 13 años a la que nos da mucha pena no poder admitir!! ¡Quiera Dios que, con el tiempo, podamos ayudar a las niñas que empiezan su escolarización demasiado tarde!

El 90% de las niñas que tenemos inscritas son musulmanas y nos da mucha alegría que sus padres nos las confíen . Hace poco vino la madre de una de las niñas que se acercaba frecuentemente a la Misión para saludarnos. Es peulh y ya nos había comentado el P. Paul que ella es musulmana más ferviente que su marido, por lo que probablemente no querría traer a la niña al Colegio. Pero ahí estaba, una peulh pure, pure. Nos comentó lo mucho que le preocupa el futuro de sus hijas y su convencimiento de que con nosotras estarían muy bien. Nos explicó sus conversaciones con la mayor de sus hijas, ya preadolescente, y cómo le pide que sea niña, que espere a casarse para estar con un chico. Nos dijo que en su familia quedarse embarazada soltera era una vergüenza y que para ella abortar era un asesinato. Ella no quiere eso para sus hijas. Como esta ya no puede venir al Colegio, nos traerá a la pequeña. Y, si en algún momento organizamos algo para adolescentes, nos aseguró que su hija estaría con nosotras. ¡Nos impresionó ver cuántas cosas tenemos en común y qué criterios tan acertados tenía! ¡El Señor toca el corazón del hombre bueno en todas las religiones!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otra mamá musulmana protestó enérgicamente porque se había quedado sin plaza (¡a pesar de ser funcionaria!, argumentaba). Acabó diciendo que iba a rezar mucho para que alguien se diera de baja. Muchos de los habitantes de por aquí nos han comentado que aprecian mucho la palabra de Dios y que si no fuera por la presión social, serían católicos y encantados de que sus hijas lo fueran.

Nuestras queridas vecinas peulh también pasaron por aquí, unas para pedir ayuda, otras porque han inscrito a sus hijas. Una de ellas estaba encantada porque Ayssiatou iba a darle clase a su hija, ya que va a venir al Colegio y no habla una palabra de francés. Esta señora vino con otra bastante mayor y nos enteramos de que ellas dos y una tercera son co-épouses, es decir, comparten marido. Este compartir no siempre es fácil porque vamos viendo que normalmente hay alguna menos apreciada por su esposo y ellas, también aquí, lo sufren mucho.

Como preparación a la Semana Santa, los Padres organizaron un acto penitencial. Como esos días coincidieron con uno de esos periodos de vacaciones que tiene el sistema educativo francés y beninés, había bastante gente en la iglesia. Los bautizados se confesaron y no dieron respiro a los tres sacerdotes; los no bautizados se arrodillaban ante la cruz en un gesto de arrepentimiento. Los tres sacerdotes se confesaron entre sí y ese hecho asombró a los trabajadores católicos de la obra por la humildad que esto suponía.

Valentin, nuestro cocinero, es todo un personaje. ¡Hemos descubierto que no desperdicia un minuto para hacer apostolado con los kalalienses!! Se ha hecho muy amigo de Gounou y le está ayudando mucho en su camino de fe, pero, además, ¡es todo un defensor de la vida consagrada y no para de hablarles a sus vecinos de nuestra vocación! Lo que más le llama la atención es el cariño con el que tratamos a los niños. Su argumento es: “¿Tú has visto a tu mujer hacer eso alguna vez? Ellas no tienen hijos suyos y por eso tratan con tanto amor a todos los demás”.

Todos los obreros, pintores y carpinteros estuvieron muy motivados para dejar la capilla preparada para celebrar en ella la Semana Santa. Cuando empezamos a hacer las pruebas de la pintura, llevamos un día la talla de Cristo crucificado para hacer fotos y ver cómo quedaban los diferentes colores. En ese momento, había muchos trabajadores allí y todos ellos se quedaron paralizados cuando nos vieron llegar. Algunos decían: “¡Es Jesús!, ¡Es Jesús!”. Y los católicos querían cogerlo. Y todos, incluido algún musulmán, nos ayudaron con sumo cuidado a sujetarlo. ¡Son los contrastes que vivimos por aquí!

1 2 3 4 5 7