Home   Profile   Sin tener nada, lo tienen todo

Sin tener nada, lo tienen todo

Son muchas las cosas que puedo decir de casi un mes en Benin. Sin embargo, creo que lo que más me ha vuelto a llamar la atención, siendo la segunda vez que he ido, es la sencillez de la gente de allí. Cómo sin tener nada, lo tienen todo y sin embargo, yo aquí, teniéndolo todo, muchas veces siento que no tengo nada.

En esa tierra africana donde es mejor vivir al día, se ve clara la providencia de Dios, que nunca abandona, siempre fiel.

El trato y el cuidado entre los misioneros es admirable, porque tienen claro el motivo por el que están ahí, un mismo fin: llevar a Dios a esas personas, que conozcan su Amor, dándoles amor.

África también es como el momento en que Jesús se iba con sus apóstoles a un lugar tranquilo y apartado a rezar para estar con ellos y ellos sólo con Él. Es un momento de gracia donde se ve a Dios en todo lo sencillo.

Al ir con nada más que lo imprescindible, tienes ojos para ver todo lo que aquí,  por la cantidad de cosas que tenemos, planes, gente… Nos impide ver, nos ciega.

También en África, se hace más fácil la entrega de uno mismo, de tu tiempo, de tus manos para servir,  pues como he dicho antes no hay nada que te impida hacerlo al tener pocas distracciones materiales, si no es el cansancio algún día puntual. Después de algún año en misiones de la Congre, he entendido el gran significado de su lema “En todo amar y servir”. 

Es un lugar increíble, lleno de gente increíble de los que merece la pena aprender.

Parece mentira que haya tenido que irme a otro continente para ver esto que aquí en Madrid también esta presente. En esto veo la mano de Dios que no me suelta ni un minuto y no deja de cuidarme tampoco.

Si Dios quiere que vuelva, iré encantada, pero esta vez para dar gracias por tanto bien recibido.

Almudena Garay

Estudiante de 2º de Magisterio