Historia

Home   Historia

Colegio Mater Salvatoris de Kalalé (Benín)

El Colegio Mater Salvatoris de Kalalé (Benín)  es el primer proyecto educativo de la Compañía del Salvador en el continente africano.

El proyecto

Además de una escuela de Primaria y Secundaria para niñas, según el estilo propio de los centros educativos de la Compañía del Salvador, está prevista la edificación de un “foyer” (internado-hogar), para posibilitar que las niñas de los pequeños poblados dispersos por la zona puedan realizar sus estudios.

Preparándose para la Misión

Desde el 28 de septiembre de 2011, las religiosas que forman parte de la comunidad de Kalalé viven en la Misión de San Pedro, dirigida por los sacerdotes de la Sociedad de Misiones Africanas (SMA), preparándose para llevar a cabo la tarea evangelizadora de la Iglesia a través de la educación cristiana de la juventud beninesa.

Un Mater en Kalalé

Kalalé, con una población de 120.000 habitantes, pertenece al Departamento de Borgou, al Este de Benín (casi en la frontera con Nigeria).

Se trata de una zona rural en la que la situación es muy precaria, especialmente para las mujeres y los niños menores de 5 años, que apenas tienen acceso a servicios sanitarios y de educación.

Benín: pobreza material…

Aunque la mayor parte de la población tiene acceso a alimentos básicos, la renta per cápita de Benín apenas llega a los 1.500$, sus habitantes tienen una esperanza de vida de 59 años y el índice de alfabetización es del 35%. Todos estos factores hacen de Benín uno de los 20 países menos avanzados del planeta.

…y primera evangelización

Benín acaba de celebrar el 150º aniversario de la primera evangelización llevada a cabo por los misioneros de la SMA. La religión más practicada actualmente es la Religión Tradicional Africana (RTA), a la que se adscribe más de la mitad de la población, seguida de las religiones musulmana y cristiana. En concreto, más del 80% de los habitantes de Kalalé son musulmanes.

A pesar de ser minoritaria, la Iglesia Católica está muy integrada y reconocida en la sociedad, pues su acción no se limita solamente a los cristianos y católicos, sino que se extiende a toda la población.