Home   Crónicas   Crónica curso 2016/2017

Crónica curso 2016/2017

Celebración de la Navidad. Durante las últimas semanas de colegio, antes de las vacaciones, estuvimos ensayando la obra de Navidad de la Madre Basallo para representarla el último día de clases intercalada con algunos bailes, ¡una rumba incluida! y un festival de villancicos para las alumnas de Maternelle a CP. Las mayores se vistieron de “angelotes” – qué bien les viene, a ver si se les pega algo… – y se pasaron por las clases cantando villancicos y repartiendo regalos.

El jueves 22 de diciembre despedimos a las niñas del colegio y del internado y empezamos las vacaciones de Navidad hasta el 3 de enero. Echamos de menos ver a las niñas jugar a las cocinitas y a las tiendas con cuatro piedras, unos palos y hojas de todos los colores trituradas con si fueran pimienta. Algunas se ponen la tapa de un cubo en la cabeza a modo de bandeja, sobre ella colocan sus objetos de venta (bollitos hechos con barro y paja) y se pasean por el patio gritando: “¡Vendo bodo-bodos!”; otras con una bolsa puesta a modo de mochila o bolso, te dicen: “Me voy de viaje a N’DAli, a casa de mi tía”.

También en diciembre, acudimos a una reunión de jóvenes en Bessassi. Gonou nos llevó con las seis jóvenes de nuestro internado y, por el camino recogimos a otras jóvenes en Nazinconzi. Fue un encuentro que les ayudó a crecer en la fe al compartirla, y nos llamó la atención la sed que tienen de escuchar la palabra de Dios.

Nuestras internas mayores en el encuentro de jóvenes de Bessassi

Voluntarios: El día 10 de enero, llegaron a tierras beninesas nuestra querida voluntaria Cristina -antigua alumna y congregante del Colegio de Madrid- y tres profesores de la Universidad Abat Oliba de Barcelona: Luis Mariano Bartoli -jefe de estudios del áera de Magisterio-, Yolanda Albarrán -madre de Judith, (voluntaria que estuvo con nosotras el año pasado) y Montserrat Fontanals, gran amiga de Yolanda y educadora de pies a cabeza.

El fin de esta estancia era poner lugar y rostros al Proyecto Benin, iniciativa que han comenzado desde este curso en su Universidad. La idea es establecer una especie de simbiosis entre las necesidades de nuestro Colegio y los conocimientos de los jóvenes que se forman en esa Universidad, pudiendo lograr un enriquecimiento mutuo. Su estancia ha sido muy edificante pues a pesar de los obstáculos encontrados a la hora de poner en marcha el proyecto, no han dejado de ver que era una obra de Dios y sólo lo hacían para su mayor gloria, así se han mantenido con una esperanza firme y sin desánimo.

Cristina, nuestra profe de refuerzo

Profesores de la Universidad Abat Oliva

Aprovechamos la venida de nuestros “pajes” españoles para celebrar con las niñas la fiesta de los Reyes Magos. Fue muy emocionante. Los pajes mostraron una gran docilidad ya que se dejaron poner toda clase de harapos, accesorios y maquillaje que no sabemos si podrán ser superados en la próxima visita. La sala de estudio del internado se decoró espectacularmente, pusimos todos los regalos enviados desde España, además de un conjunto camisa-pantalón para cada una de las niñas.

Los pajes disfrutaron y se emocionaron mucho al ver las caras de asombro de las niñas al entregarles sus regalos; Las niñas estaban calladísimas y muy agradecidas por todo lo recibido para uso personal y compartido. Por la noche, nos hicieron una demostración de bailes típicos al ritmo del tambor y allí estuvieron todos bailando y disfrutando de la alegría de las niñas.

A primeros de febrero llegó Lali (Laura), antigua alumna del Colegio de Caracas que vino como voluntaria 6 meses. Se acababa de graduar en Medicina en Venezuela y se está ha encargado de la revisión médica anual de todas las alumnas.

Lali, nuestro apoyo médico-sanitario

A finales de febrero recibimos a María, antigua alumna del Colegio de Lérida que vino un mes como voluntaria. Nos ha ayudado con las clases de deporte y la programación del mismo para todos los niveles pues es entrenadora deportiva con mucha experiencia en este campo.

María, nuestro entrenadora deportiva

Peregrinaciones: El fin de semana del 11 y 12 de febrero fuimos con un grupo de 23 niñas internas a la primera peregrinación para niños en Bembéréké. En total acudieron 2.634 niños de la diócesis, de los cuales 111 éramos de Kalalé. Volvimos muy satisfechas pues ha resultado una experiencia de iglesia que las niñas han podido disfrutar como “protagonistas”.

El fin de semana siguiente fue la peregrinación de adultos, a la que asistieron las MM. Ana y Angélica con nuestras voluntarias, Cristina y Lali, algunas profesoras y cuatro jóvenes del internado, uniéndose allí al grupo de peregrinos de la parroquia. Cuando volvían daban gracias a Dios por este encuentro eclesial y la ocasión de renovarse en la fe.

Durante el breve “congé de detente” (dos días de vacaciones), nos llevamos a un grupo selecto de internas de paseo al mercado de Kalalé: estaban pegadas a nosotras como lapas pues les advertimos mucho que tuvieran cuidado de no perderse… les compramos unas chucherías de aquí y volvimos a casa andando.

Para preparar la Semana Santa con las alumnas del colegio, hicimos un camino cuaresmal en cada clase. Cada día de la Cuaresma les indicábamos un propósito durante el rezo de la mañana y al final del día hacíamos avanzar la imagen de una niña que acompañaba a Jesús con la cruz por el camino, para llegar al final a otra imagen de Jesús crucificado. Un sencillo gesto que las niñas vivieron intensamente.

Fiesta Mater 2017: Este año tuvimos la gran providencia de contar con cuatro voluntarias para ayudarnos a organizar la fiesta del Colegio. Además de Cristina, Lali y María, estuvo con nosotras Iciar, antigua alumna y congregante de Madrid que está como voluntaria en el colegio Monte Carmelo de Nikki y estuvo en casa el fin de semana.

La tarde anterior, mientras decorábamos modestamente los pasillos del colegio, se encendieron por primera vez las cinco lámparas solares que nos obsequió el gobierno. Todas las niñas del internado saltaban de alegría debajo de la lámpara situada al lado del comedor.

Comenzamos el día Mater con el rezo en la Capilla y las poesías por clases. Las niñas rezaron con mucho cariño a la Virgen y le dieron gracias a Jesús por el día de fiesta que nos regalaba. Además de alegrarnos por los pasitos que van dando en cuanto a expresión escrita, pudimos comprobar el amor filial que tienen nuestras alumnas a la Virgen y lo que valoran su Colegio, por lo cual damos gracias a Dios. “Estoy contenta en mi Colegio Mater Salvatoris porque en él aprendo a cuidar las cosas, a obedecer a la primera…” y “piropos” dirigidos a la Virgen, fruto de un amor sencillo y tierno.

 

Las niñas lo pasaron en grande durante toda la mañana, gracias a los juegos que habían preparado las voluntarias. En algunas pruebas, salpicaban de agua a las niñas y las mojaban. Acabaron empapadas y tan contentas de refrescarse y aliviarse así el calor que hacía. Por la tarde realizaron unas manualidades sencillas y recibieron los premios de los juegos y de los con- cursos de dibujo y poesía. Para finalizar la fiesta, las voluntarias bailaron con las alumnas.

Mounaya: A finales de noviembre enfermó nuestra pequeña Mounaya. Tenía crisis con más frecuencia y más importantes consecuencias -pérdida prolongada del habla y del tono muscular hasta el punto de no poder tenerse ni sentada; miedos y alucinaciones-.

Hemos agradecido mucho las oraciones y ofrecimientos de todas las personas que han recibido la noticia y seguimos contando con su apoyo y oraciones. ¡Se lo encomendamos a la M. Félix!

Las últimas semanas del mes de enero han sido de preparativos para el viaje de Mounaya y su madre a España. Gracias a Dios y a la ayuda de tantas personas que nos han facilitado la recopilación de los documentos para la petición del pasaporte y del visado, el papeleo para el visado ha sido más fácil de lo que pensábamos. La M. Ana y Cristina salieron con ambas hacia Cotonou el 29 de enero para acompañarlas hasta el aeropuerto.

Tras una estancia de dos meses en Madrid, donde pudieron tratar a Mounaya en el Hospital y diagnosticar con precisión su epilepsia, ha podido regresar a Kalalé con su enfermedad controlada. Durante tres semanas fue alumna del Colegio Mater Salvatoris de Madrid donde, con su increíble sencillez y arrolladora simpatía, le “robó el corazón” a monjas, profesoras y alumnas.

Seguiremos rezando por ella.

Visitas: El sábado 8 de abril vino Tanko a visitarnos con su marido y su bebé. Tanko era una de nuestras jóvenes del internado que se ha ido este año. Maman Nassifa y las internas que la conocían se acercaron con muchísima ilusión a saludarla.

Por la tarde recibimos con mucha alegría al grupo de profesores del Colegio de Madrid, acompañados de las MM. Mercedes y Esperanza. Las internas también salieron a recibirlos y a acoger de vuelta a nuestra pequeña Mounaya, que ha venido hablando un poquito de español.

Las niñas de aquí, que reciben todo como esponjas, a veces nos sor- prenden con expresiones en español que han oído a nuestras voluntarias: “Merci, ma soeur, eres un solete”

Semana Santa: Con los Profesores vino también Iciar, antigua alumna que estaba de voluntaria en Nikki y venía a pasar con nosotras la Semana Santa.

Durante la misma, en que tuvimos clase hasta el miércoles, nuestros colaboradores conocieron el Colegio y formaron equipos de trabajo para arreglar ordenadores, lijar mesas, encuadernar los álbumes de las niñas, refuerzo con las alumnas…

El miércoles por la tarde, la M. Angélica les acompañó a Boobená, nuestro poblado Peulh vecino. Allí disfrutaron viendo a nuestras niñas en su ambiente natural y conociendo a sus familias. El jueves fueron al mercado antes de participar en los Oficios; y por la noche tuvimos una Hora Santa ante el Monumento.

El viernes santo visitaron las comunidades de Naziconzi y Bessassi, con las que compartieron un rato de oración. A las tres de la tarde, rezamos el Via Crucis con la Comunidad de Kalalé por las calles de nuestra ciudad, dando testimonio de nuestra fe y nos quedamos luego en los Oficios, tratando de acompañar a nuestro Señor.

El sábado santo por la mañana nos despedimos muy agradecidos de nuestros profesores tanto por la ayuda que nos han ofrecido como por su compañía y disponibilidad en todo momento.

En esos días tuvimos algunos problemitas con la luz, que se nos iba de repente, pues las baterías no cargaban bien y el grupo electrógeno se apagaba automáticamente. Aunque no hemos podido solucionar el problema del grupo, nos vamos apañando con un poco de “ahorro inteligente” y tratando de gestionar la energía solar.

Durante el mes de mayo, como ya es tradición en el Colegio, celebra- mos el mes de María colocando en cada clase una imagen de la Virgen en la que van depositando cada una de las “Flores-propósitos” que van ofreciendo cada día. Además se elige cada mañana a la niña que llevará la medalla de la Virgen porque en el día anterior ha mostrado ser “amiga de María” a través de su comportamiento.

El día 31 realizamos la coronación de la Virgen en la fiesta de la Visitación. Desde el ofrecimiento de la mañana se ambientó el día en la celebración. Se escogieron a dos niñas de CE2 para que hicieran la corona de flores y la M. Laura junto con una profesora auxiliar adornaron el altar de la Virgen. Empezamos la procesión desde el patio y entramos por el pasillo principal hasta llegar al hall de CE1-CE2. Cada clase llevaba su imagen de la Virgen y una cesta con las “flores-propósitos” ofrecidas durante todo el mes. Se explicó el evangelio de la Visitación y se hizo un rato de oración pidiéndole a la Virgen que nos enseñe a vivir como Ella lo hizo, estando atentas a las necesidades de nuestros hermanos y además le pedimos que fuera la Reina de nuestros corazones. Cada clase rezó tres avemarías y después de coronarla, terminamos cantando y bailando en su honor. Fue una mañana muy bonita, de mucha alegría y cariño hacia nuestra Madre del Cielo.

En mayo también empezamos la preparación de la obra de teatro de final de curso ayudadas por nuestras voluntarias. La M. Ana desempeñaba el papel de Directora de teatro y Lali se encargaba de la coreografía. El cuento elegido fue “El Principe Feliz” de Oscar Wilde que iban a representar las alumnas de CP.

El domingo 28, para dar oportunidad a las jóvenes que van a presentar exámenes oficiales de dedicarse más de lleno a los estudios, las MM. Angélica y Laura tuvieron su último encuentro con las jóvenes católicas. Para la ocasión organizaron un partido de Voley y baloncesto terminando con una merienda. Las jóvenes disfrutaron mucho, desfogaron todo lo que quisieron y más. Pasaron una tarde muy agradable y distendida.

Presentamos a las niñas el mes de junio como el mes del Corazón de Jesús y, en las clases de las más pequeñas: maternal y CI, 4 y 5 años, se fijaron unas imágenes de Jesús mostrándonos su Corazón. Al día siguiente, Ramouziatou, una alumna de maternal, nos dio una lección de reparación que seguramente consoló bastante al Señor: cuando llegó a la clase y nada más ver la imagen de Jesús se fue acercando hacia ella lanzándole besitos, con toda la ternura y sencillez propia de los niños. ¡Un gesto habló mucho más que mil palabras!.

El 7 de junio dimos la bienvenida a Berta, hija de una antigua alumna del Colegio de Madrid, que venía como voluntaria las tres últimas semanas de colegio. Nos ayudó muchísimo en la preparación de la obra de teatro que hacen las niñas de CP al final del curso, los álbumes y las notas, la traducción al francés de las programaciones que había hecho María, nuestra voluntaria de Lérida.

La última semana de colegio estuvo llena de “acontecimientos históricos”. Comenzamos el lunes 19 con la primera Misa de fin de curso. El Director de las Escuelas Católicas de la diócesis, P. Simplice Boco, pbro. aceptó nuestra invitación y vino a hacernos una visita y compartir con nosotras la Eucaristía. Le acompañaban dos sacerdotes fidei donum. Las lecturas y peticiones las hicieron alumnas de CE2 y CE1 y de Zouliatou, maestra de CP. Thérèse, auxiliar de maternal, estuvo ensayando los cantos con un grupo de alumnas de CE2 desde quince días antes. Y la M. Ana también ensayaba con el resto de las alumnas al final de rezo de la mañana.

Se preparó el altar en el hall del edificio de Primaria, que sin pretenderlo nos está haciendo un buen servicio como salón de actos. Las niñas se sentaron sobre esteras en el pasillo que conecta Secretaría y Primaria. La procesión de ofrendas la realizó una representación de alumnas y maestras de todos los niveles.

A pesar de ser pequeñas y en su mayoría musulmanas, las niñas estuvieron en Misa muy atentas y recogidas, siendo conscientes de que todo don nos viene de Dios y respondiendo a las preguntas del P. Simplice que ellas estaban en el colegio “por y gracias a Jesús”.

El jueves 22, CE1 y CE2 (3º y 4º de primaria) tuvieron su acto de fin de curso con tres concursos diferentes: deletreo, cálculo mental y dicciopinta. Las niñas demostraron su aprendizaje a lo largo del curso, siendo un incentivo para ellas como para las maestras de cara al curso que viene.

Al final de la mañana las alumnas de CE2 recrearon a las más pequeñas y a las maestras con varias danzas típicas. Este “acto de fin de curso” fue organizado a petición de ellas mismas: una mañana antes de entrar en clase, entregaron solemnemente una “lettre de demande” (carta de petición) firmada por todas, en la que se ofrecían para preparar canciones y bailes para todas, como habían hecho para la fiesta de Navidad.

Al día siguiente representaron la obra que habíamos estado ensayando: “ El Príncipe feliz”. Las niñas lo hicieron muy bien. Se movían en el escenario y declamaban sus frases como si fueran auténticas profesionales. Acudió un buen número de padres que disfrutaron viendo a las niñas. Antes de termi- nar, las alumnas de CI nos deleitaron con sus poesías y canciones. Termina- mos el curso ese viernes 23 al mediodía.

Aunque se fue el gran grupo de las niñas internas, todavía se quedaron una semana más en el internado las jóvenes de Secundaria para seguir trabajando intensivamente el francés con la M. Ana. Este año se presentaron al BEPC Céline y Marie Pilar, dos jóvenes internas que cursan 3ème (3º ESO); una aprobó y la otra no fue admitida, podrá volver a intentarlo el curso que viene.

El domingo 25 celebramos 11 bautismos entre los que estaban: “mamá Rose”, como la llamamos, quien es maestra de maternal, y tres de nuestras jóvenes internas de unos 15 o 16 años: Mariam, ahora Marie; Fadima, ahora Madeleine y Noélie. Los recién bautizados reciben por primera vez el Cuerpo de Cristo ese día.

Quisiéramos cerrar las crónicas de este curso con los testimonios de nuestras jóvenes internas recién bautizadas:

Estoy contenta porque Jesús me ha permitido llegar hasta aquí y me ha hecho hija de Dios” (Marie)

Yo estoy feliz de tener a Dios en mi corazón y de poder recibir el cuerpo de Jesús” (Madeleine)

“Yo doy gracias a nuestro Señor de haber venido a mí y darme su fuerza” (Noélie)

 

 



Comments are closed.